«Pensamos en lo peor al oír gritos y ver a la policía en el instituto»

Un periodista graba la puerta del complejo educativo. / Lp
Un periodista graba la puerta del complejo educativo. / Lp

José M., estudiante de 18 años del complejo de la Misericordia | Los escolares del complejo educativo donde ha sido acuchillada una profesora utilizaron sus móviles para tranquilizar a sus padres e intercambiaron fotos y vídeos del despliegue policial en tiempo real

J. MARTÍNEZ

La comunidad educativa del complejo de la Misericordia vivió ayer por la mañana con gran angustia y preocupación los violentos hechos que protagonizó el alumno de 15 años, cuya identidad omitimos para preservar sus derechos, dentro de un aula y ante sus compañeros.

Tras el acuchillamiento de la profesora y el despliegue policial, la mayoría de los escolares creían que la situación de peligro no iba a terminar tan pronto. Durante los cerca de 45 minutos que estuvieron confinados en las clases, los jóvenes utilizaron la aplicación de WhatsApp y la red social Instagram para contactar con otros estudiantes que estaban viendo por las ventanas, en pequeños grupos y con gran expectación, cómo entraban policías con escudos en el recinto escolar.

Noticias del suceso en el instituto de Valencia

Los jóvenes se intercambiaron vídeos, fotos y audios grabados con sus teléfonos móviles. También mandaron mensajes a sus padres para tranquilizarlos. «Pensamos en lo peor al oír gritos y ver a la policía, pero nos han dicho que la herida que tiene la profesora no es grave», afirmó José M. mientras comentaba el suceso con unos compañeros en la puerta del complejo educativo. «Ha tenido mucha suerte porque le ha pinchado con el cuchillo en un hueso del hombro», señaló otra estudiante.

Algunos escolares que se encontraban en las aulas contiguas a la clase donde ocurrieron los hechos se asustaron al oír gritos, pero fueron tranquilizados por sus profesores cuando todavía desconocían que el agresor había huido con el cuchillo en la mano.

«Al principio creíamos que era un simulacro, como el que hicimos el lunes, pero cuando han dicho por megafonía que no saliéramos de las clases nos hemos puesto un poco histéricos», manifestó José con el rostro cariacontecido.