Una mujer le arranca parte de la oreja a otra en una pelea en los baños de un bar

Zona donde ocurrieron los hechose, en la avenida Parque del Oeste. /Google Maps.
Zona donde ocurrieron los hechose, en la avenida Parque del Oeste. / Google Maps.

También le fracturó la muñeca y la Policía le requisó tres bolsitas rellenas de polvo blanco

EFE CASTELLÓN

La Policía Local de Castellón ha agredido a una mujer de 37 años por presuntamente agredir a una mujer de 45 años, a la que le arrancó parte de la oreja y posiblemente la fracturó la muñeca en el transcurso de una violenta pelea en los baños de un bar.

Los hechos ocurrieron sobre las 22.30 horas de este sábado en un bar situado en la calle Parque del Oeste, cuando varios clientes alertaron al Centro Integral Municipal de Seguridad y al 092 de que se estaba produciendo una fuerte pelea entre dos mujeres en los aseos, donde no se podía acceder al estar la puerta cerrada por dentro.

Al llegar los agentes al bar, encontraron en el exterior del mismo a una mujer de 45 años y de nacionalidad brasileña muy alterada, que tenía la cara ensangrentada y a la que le faltaba una parte del pabellón auditivo izquierdo, al tiempo que se quejaba de un fuerte golpe en una de muñeca.

Otros sucesos

Los agentes solicitaron una ambulancia, que tras prestar una primera asistencia médica la trasladaron al Hospital General Universitario con pronóstico reservado, según informa la Policía Local en un comunicado.

Asimismo, localizaron dentro del bar a la presunta autora de la agresión, que estaba también muy alterada y que presentaba varias manchas de sangre en la boca y en su ropa, además de encontrarse presumiblemente ebria o bajo los efectos de alguna sustancia estupefaciente.

Testigos de los hechos explicaron que minutos antes habían visto cómo las dos mujeres se adentraban en los aseos e instantes después oían una fuerte discusión seguida de golpes y gritos, tras lo que la víctima consiguió salir del baño seguida de la presunta agresora, que estaba muy alterada, por lo que varios clientes sacaron a la víctima del local.

Los agentes detuvieron a la presunta agresora por un presunto delito de lesiones y le requisaron tres bolsitas rellenas de polvo blanco, presumiblemente cocaína, por lo que formularon una denuncia por tenencia de sustancias estupefacientes.