Una mafia china cultivaba marihuana en tres naves de Alginet, Silla y Benifaió

Una mafia china cultivaba marihuana en tres naves de Alginet, Silla y Benifaió

La Policía Nacional detiene a 19 miembros del grupo delictivo y desmantela los invernaderos clandestinos de droga

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Una operación de la Policía Nacional de Valencia contra el tráfico de marihuana se ha saldado con la detención de 19 personas, la mayoría de ellas de nacionalidades vietnamita y china, y el desmantelamiento de tres invernaderos clandestinos en Alginet, Silla y Benifaió. La operación antidroga tuvo lugar el pasado miércoles con registros simultáneos en las naves industriales donde la organización delictiva cultivaba la marihuana con aparatos eléctricos para acelerar su crecimiento. La mayoría de las personas arrestadas eran explotadas por los cabecillas de este grupo mafioso.

Los 19 individuos detenidos en la operación están acusados de los delitos de tráfico de drogas, contra los derechos de los trabajadores y defraudación de fluido eléctrico, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de la Comunitat Valenciana. La operación fue realizada por la Policía Nacional de Xirivella con el apoyo del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) y agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP). Los policías también registraron en Valencia las viviendas donde residían los cabecillas del grupo.

Los agentes se incautaron de miles de plantas de marihuana y de los aparatos eléctricos que utilizaban para conseguir la humedad y temperatura idónea en las naves para acelerar el crecimiento. Las plantaciones eran vigiladas las 24 horas del día por miembros del grupo desarticulado. Estos individuos dormían y comían dentro de las naves en condiciones infrahumanas para controlar el cultivo, minimizar los riesgos de incendio y evitar robos.

La presión policial contra los cultivadores y traficantes de marihuana en la provincia de Valencia se saldó el año pasado con la incautación de más de 70.000 plantas de cannabis, la mayoría de ellas en naves industriales, y la detención de unas 400 personas, según datos facilitados por la Guardia Civil y la Policía Nacional. Aunque los agentes antidroga no bajan la guardia y las aprehensiones de marihuana aumentan cada año, también son cada vez más los grupos delictivos que cultivan la droga en la Comunitat Valenciana para venderla en Reino Unido y otros países de Europa.

Los traficantes de marihuana idean verdaderas maravillas de ingeniería doméstica para proporcionar la luz, la humedad, la temperatura y el agua que necesita el crecimiento rápido de la marihuana. Y todo dentro de cuatro paredes y un techo, fuera del alcance de miradas de vecinos indiscretos, con enganches ilegales a la red eléctrica y potentes ventiladores para eliminar el olor a marihuana.

Las triadas explotaban antes a estas personas en talleres textiles clandestinos, pero ahora prefieren montar invernaderos de marihuana porque obtienen mayores beneficios. Además de traficar con droga, defraudan grandes cantidades de dinero con sus enganches ilegales a la red eléctrica y causan daños en las naves alquiladas que habilitan para el cultivo. Para distribuir el cannabis cuentan con camiones y simulan que transportan frutas o verduras con documentación falsa, pero también utilizan empresas de envíos de paquetes cuando la cantidad de marihuana es pequeña.