Un ladrón roba 100.000 euros en joyas en una tienda de compraventa de oro

La tienda de compraventa de oro desvalijada por el ladrón. / LP
La tienda de compraventa de oro desvalijada por el ladrón. / LP

El atracador amenaza con un cuchillo a una empleada, desvalija la caja fuerte y encierra a la víctima en el local después de maniatarla

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Un ladrón consiguió un botín de más de 100.000 euros en joyas en el atraco a una tienda de compraventa de oro en Valencia tras amenazar con un cuchillo a la empleada del establecimiento, amordazarla y maniatarla con cinta adhesiva y encerrarla en el local para que tardara más tiempo en avisar a la policía. Los violentos hechos tuvieron lugar sobre las 21 horas del lunes cuando la víctima se disponía a cerrar la tienda en la calle Mestre Racional.

La mujer había dejado la persiana bajada hasta la mitad para apagar las luces y encender la alarma, pero un individuo se coló en ese momento y le propinó un empujón. El ladrón amenazó con un cuchillo de grandes dimensiones a la dependienta y le dijo que no le haría daño si seguía sus indicaciones.

Luego le dijo que se tumbara en el suelo boca abajo y juntó sus manos y sus pies con cinta adhesiva para inmovilizarla. Antes de amordazarla, el atracador le pidió la combinación de números de la caja fuerte para abrirla y desvalijarla. La víctima estaba muy asustada y obedeció al individuo ante el temor de que fuera violento.

La dependienta estuvo 45 minutos encerrada y pudo salir cuando los bomberos rompieron la persiana

El ladrón planeó el robo

Tras apoderarse de cerca de 100.000 euros en joyas y una cantidad de dinero en efectivo, el ladrón huyó con el botín y dejó a la mujer encerrada en la tienda con la persiana bajada. También se llevó el teléfono móvil de la víctima. La policía sospecha que el individuo planeó muy bien el robo y estuvo observando varios días a la empleada del establecimiento para asegurarse que estaría sola cuando cometiera el atraco.

El ladrón llevaba la cara descubierta cuando entró en la tienda y empujó a la mujer, pero instantes después se tapó el rostro con un pasamontañas y se puso guantes para no dejar huellas. La víctima estuvo encerrada cerca de 45 minutos en el establecimiento. Consiguió desatarse y llamó desde un teléfono fijo al propietario de la tienda de compraventa de oro.

Tras recibir el aviso del robo, tres patrullas de la Policía Nacional acudieron con urgencia a la calle Mestre Racional. Los primeros agentes que llegaron al lugar trataron de entrar en el local, pero la persiana estaba bajada y la mujer no podía abrir la puerta desde el interior. Los policías pidieron entonces apoyo a los bomberos para poder rescatar a la víctima.

El ladrón amordazó a la víctima y la inmovilizó tras unir sus pies y sus manos con cinta adhesiva

El dueño de la tienda también acudió para auxiliar a su trabajadora tras llamar por teléfono al 112, aunque no tenía el mando de la persiana ni la llave para abrir la puerta. Los bomberos decidieron entonces romper las placas metálicas y la mujer pudo salir a la calle. Estaba muy nerviosa y tenía pequeños cortes en la cara y una mano.

La víctima explicó a los policías que había sufrido las heridas cuando el ladrón le propinó el empujón. El Grupo de Atracos de la Jefatura Superior de Policía de Valencia asumió la investigación del robo. La tienda asaltada tiene cámaras de vigilancia.