Un ladrón de pata negra en Valencia

La tienda que ha sufrido cuatro robos en menos de un mes en la plaza del Ayuntamiento. / J. Signes

Roba cuatro veces en una tienda de la plaza del Ayuntamiento de Valencia en menos de un mes | Una asociación de comerciantes pide a los jueces que comprendan más a las víctimas y castiguen las conductas reincidentes

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Un ladrón detenido por la policía una veintena de veces en lo que llevamos de año, Abraham A. S., se ha cebado en los últimas semanas con una tienda especializada en la venta de jamón y otros productos ibéricos en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. Después de ser arrestado por cuatro robos y otros dos asaltos frustrados en menos de un mes en el mismo establecimiento, el delincuente reincide noche tras noche tras salir del juzgado y no le importa que las cámaras de seguridad graben su rostro archiconocido por la policía.

Mientras Abraham campa a sus anchas por las calles del centro de la ciudad y vende jamón robado, la encargada de la tienda de Beher acumula comparecencias en la comisaría de la Policía Nacional y el juzgado de guardia. Entre el 31 de mayo y el 18 de junio, Mari Carmen N. ha tenido que hacer cuatro listas de productos robados, la mayoría de ellos paquetes de jamón de bellota, lomo ibérico y queso, todo ello valorado en 3.000 euros.

La tienda de productos ibéricos donde se suceden los robos. Bajo, un cristal roto durante uno de los atracos. / Jesús Signes

«Ya no sabemos qué hacer. Denunciamos, reforzamos las medidas de seguridad, ayudamos a la policía a identificar al ladrón, y horas después de ser detenido, vuelve y roba otra vez», afirma indignada la responsable de la tienda.

Este viernes, no obstante, se ha sabido que el presunto ladrón d ejamón ha sido enviado a prisión provisional tras otro intento de robo de fiambre en la misma tienda y otro asalto a un hotel.

A prisión el ladrón de jamón

La misma sensación de impunidad tras saber que algunos delincuentes entran por una puerta del juzgado y salen por otra poco después, es compartida por Julia Martínez, gerente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia.

«Los jueces deberían comprender más a las víctimas y castigar las conductas reincidentes», señala la portavoz del grupo de comerciantes. «Llevamos dos semanas con muchos hurtos cometidos en el centro de Valencia por un grupo de carteristas de Europa del Este. La policía ha detenido varias veces a estas mujeres, pero luego quedan en libertad porque no están acusadas de un delito grave y vuelven a las andadas», añade la gerente de la asociación de comerciantes.

El ladrón de pata negra, como llaman algunos a Abraham A., es de nacionalidad marroquí y acumula un amplio historial delictivo en España con una treintena de antecedentes policiales, la mayoría de ellos por robos cometidos en comercios de Valencia. La policía le atribuye casi un centenar de delitos y cada vez que detiene a este hombre, le informa de sus derechos y lo traslada al juzgado de guardia.

«Tiene una orden de alejamiento pero le da igual y no para de robar»

La reiteración de robos ha indignado a la veintena de empleados de la tienda y ha causado también trastornos de ansiedad y sueño a la encargada del establecimiento. «La situación es insostenible. La central de alarmas me llamó dos noches seguidas porque el ladrón estaba dentro de la tienda, y tuve que levantarme de madrugada para atender a la policía y hacer inventario», explica Mari Carmen N.

Después del tercer robo, la responsable del comercio acudió al juzgado para pedir protección. «Tiene una orden de alejamiento pero le da igual y no para de robar», afirma Mari Carmen. Prueba de ello es su última detención en la madrugada del lunes cuando estaba a menos de 300 metros de la tienda. La cámara de seguridad grabó también cómo el ladrón oculta su rostro con una bolsa en el momento que fuerza la puerta de cristal.

Robos para comprar droga

Abraham no es violento ni suele ofrecer resistencia cuando es arrestado, pero delinque casi a diario para comprar su dosis diaria de droga. Tras ser detenido dos veces en los últimos días por acercarse a la tienda de Beher e incumplir la orden de alejamiento, el ladrón actúa ahora en la zona de la plaza de Santa Catalina, donde ha robado en tres ocasiones, presuntamente, botellas de alcohol en un hotel.

Vuelve a robar horas después de salir del juzgado y le da igual que las cámaras lo graben

La mayoría de los productos de su botín, como el jamón de bellota, los vende luego en la calle a un precio muy inferior a su valor real. Los cuatro robos que cometió en la plaza del Ayuntamiento tuvieron lugar entre las dos y las seis y media de la madrugada, la franja horaria preferida por este individuo para delinquir. Su osadía también ha sido grabada por las cámaras de seguridad, ya que la policía pudo visionar vídeos en los que el ladrón fuerza la puerta de cristal del establecimiento mientras varias personas caminan por la acera a escasos metros.