El juzgado reduce a tres mil euros la fianza de los predicadores del metro

El grupo religioso predicando el evangelio en el metro . / lp
El grupo religioso predicando el evangelio en el metro . / lp

Los nueve evangelistas que provocaron una estampida podrían salir hoy de prisión con la obligación de acudir todos los martes a firmar al juzgado

VANESSA HERNÁNDEZ

El grupo de predicadores investigado por un delito de desorden público tras causar una estampida en el metro al ser confundidos con terroristas podría abandonar hoy la prisión tras abonar una fianza de 3.000 euros cada uno, según Vicente Blanch, uno de sus representantes legales. En un primer momento, el Juzgado de Instrucción número 7 aplicó a los nueve hombres un depósito de 12.000 euros. Sin embargo, Blanch adelantó a LAS PROVINCIAS que hoy los nueve encarcelados podrían salir en libertad después de que la fianza impuesta se redujera a 3.000 euros por investigado. Los evangelistas tendrán la obligación de ir a firmar ante el juzgado todos los martes, según Andrés Zapatos, el abogado que dirige el caso. Ambos letrados comparecieron ayer ante el juez como representantes legales y después acudieron a la prisión de Picassent para hablar con los nueve evangelistas.

Sus portavoces señalaron que el pago de las fianzas llegará por transferencia desde Alemania, país de residencia de los investigados. Sus familias se encargan del abono, según los letrados. Los nueve hombres llevan presos desde que el sábado por la noche provocaran una situación de pánico en uno de los convoys del metro. Decenas de personas asustadas abandonaron el vagón cuando los evangelistas empezaron a proferir proclamas de pecado y muerte y a repartir panfletos con mensajes religiosos como «arderéis en el infierno» o «moriréis por pecadores». Como consecuencia de la estampida, una mujer sufrió una fractura en su pie al abandonar el vagón. Además, el metro estuvo detenido durante 15 minutos en la parada de Alameda, que es la estación donde tuvo lugar el incidente.

Una mujer se lesionó el pie durante la estampida y el metro estuvo detenido durante 15 minutos

Durante el episodio, los pasajeros avisaron a la Policía Local y el grupo pasó a disposición judicial. Hoy hará seis días que los nueve hombres permanecen en Picassent por alterar el orden y la circulación. «Mis clientes están asustados y nerviosos, bajaron de sus cuartos con una Biblia en la mano», subraya uno de los abogados. Según Vicente Blanch, los evangelistas están conmocionados porque no entiende su detención. «Ellos viajan por Europa así, con la cruz encima y predicando el Evangelio, nunca les habían detenido antes por difundir su religión», añade.

Respetar las leyes

Ambos letrados defienden la absolución completa de los nueve hombres y consideran que la sanción impuesta es excesiva. Tanto ellos como el director del Ministerio Evangelístico Cristo el Salvador (MECES), Joël D. Álvarez, comparten que el momento no fue el adecuado y reconocen el nerviosismo causado. Joël D. Álvarez mostró su desacuerdo con la forma de predicar. «Tenemos que respetar las leyes, no podemos gritar con un megáfono y asustar a la gente con menciones a la muerte y al infierno», añadió.

Los representantes legales de los nueve detenidos apoyan estas declaraciones pero consideran que si los pasajeros no llegan correr de forma atemorizada ni se les hubiese detenido. Según Vicente Blanch es cierto que su forma de predicar es «algo exagerada» pero el letrado asegura que en las imágenes se observa que el grupo religioso se asusta cuando contempla la estampida.

Las imágenes forman parte de un vídeo que Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) aportó a la Policía Local como prueba de la situación de pánico que los evangelistas provocaron.

Más

Fotos

Vídeos