Intenta vender Trankimazin y atropellar a un policía en una calle de Valencia

Una patrulla de la Policía Nacional junto a la comisaría de Patraix y zona donde se produjo el intento de venta de Trankimazin y de atropello./
Una patrulla de la Policía Nacional junto a la comisaría de Patraix y zona donde se produjo el intento de venta de Trankimazin y de atropello.

El sospechoso fue sorprendido por los agentes tratado de hacer un 'pase' de los tranquilizantes y se dio a la fuga

EUROPA PRESSValencia

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 41 años en València tras presuntamente sorprenderlo 'in fraganti' mientras intentaba vender comprimidos de Trankimazin en la calle. El hombre se dio a la fuga en motocicleta en dirección contraria y trató de atropellar a uno de los agentes.

Sobre las dos de la tarde de este jueves, la patrulla se percató de que había dos personas en actitud vigilante en la calle Campos Crespo de València, en el barrio de Patraix, cuando un hombre en motocicleta se paró a su altura y sacó una bolsa de la chaqueta con intención de entregársela.

Los policías intervinieron en lo que parecía un 'pase', tras lo que el sospechoso guardó rápidamente la bolsa y se dio a la fuga en la moto en dirección contraria, intentando atropellar a uno de los efectivos, informa la Jefatura Superior en un comunicado.

Tras varios minutos de persecución, en los que se saltó varios semáforos y circuló en sentido contrario por varias calles y por encima de la acera, fue interceptado en la calle Sant Vicent. Llevaba encima dos cajas de Trankimazin de 30 comprimidos cada una.

El hombre, de origen español, fue arrestado como presunto autor de los delitos contra la salud pública, contra la seguridad vial y atentado a agente de la autoridad. Cuenta con antecedentes y ya ha pasado a disposición judicial.

El Trankimazin es una marca comercial de un medicamento (alprazolam) que pertenece a la familia de las benzodiazepinas (como el diazepan o su marca acomercial 'Valium'), unos fármacos indicados -bajo prescripción médica- a cuadros de ansiedad y depresión.

La venta de estos fármacos sin receta médica está considerada como tráfico de drogas, un delito contra la salud pública.