El incendio de un autobús se propaga al intentar apagarlo con agua

El desconocimiento provoca que algunos fuegos aparentemente pequeños terminen con consecuencias graves

ATLAS

Un fallo eléctrico provoca el incendio de un autobús en la calle. Las llamas lo devoran y varios vecinos intentan apagarlo con cubos de agua y con una manguera para riego. Error. El agua unido al combustible provoca una deflagración y las llamas avanzan calle abajo como si de un río se trataran quemando motos y coches aparcados. El gesto de buena intención pero cargado de imprudencia resultó fatal, porque nunca un fuego en el que haya combustible se puede apagar con agua. debe emplearse polvo seco como el de un extintor, pero si no hay uno cercano esperar a que lleguen los bomberos para hacerse cargo. Las llamas terminaron por calcinar a demás del autobús, varias motocicletas y coches y fue necesario el desalojo de toda la calle.

El desconocimiento provoca que algunos incendios aparentemente pequeños terminen con consecuencias graves. hay que saber que los airbag de los coches explotan al llevar un gas inyectado y si nos acercamos cuando está ardiendo un coche, puede explotar; provocando lesiones graves. Sien una vivienda hay un incendio hay que abandonarla cerrando siempre la puerta. Si no lo hacemos las llamas saldrán a la escalera haciendo efecto chimenea afectando a todo el bloque. Si hay vecinos en plantas superiores podemos convertir el edificio en una trampa mortal para mucha gente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos