Incendian una casa con un niño de cuatro años y sus padres dentro en Torrent

La puerta quemada de la casa. / LP
La puerta quemada de la casa. / LP

La pareja y su hijo son las últimas víctimas del enfrentamiento entre dos clanes por discrepancias en el reparto de una herencia

JAVIER MARTÍNEZTORRENT.

Una pareja y su hijo de cuatro años son las últimas víctimas del enfrentamiento entre dos clanes de etnia gitana por discrepancias en el reparto de una herencia. El niño y sus padres vivieron momentos angustiosos y de gran peligro cuando alguien prendió fuego a la puerta de su casa en la madrugada del domingo en Torrent.

El ataque incendiario tuvo lugar en una vivienda de la calle Santa Marta mientras la familia dormía en su domicilio. El padre se despertó tras escuchar un ruido extraño y luego vio el resplandor de las llamas en la entrada de la casa. Los hechos ocurrieron pocos minutos después de las cuatro de la madrugada del domingo.

Tras llevar a su hijo a un patio interior de la casa para ponerlo a salvo, la pareja llamó al teléfono de emergencias 112 y arrojó agua con una manguera al pasillo y la puerta. Los jóvenes padres llegaron a temer por su vida durante unos instantes de mucho miedo y nerviosismo. La familia estaba atrapada por las llamas, pero el agua impidió que el fuego avanzara y nadie resultó herido.

El autor del ataque vertió combustible líquido debajo de la puerta para quemar el interior de la casa

Seis patrullas de la Policía Nacional y Policía Local de Torrent acudieron con urgencia a la calle Santa Marta tras recibir el aviso del incendio. También se movilizó un equipo de bomberos, aunque cuando llegó al lugar del suceso el fuego ya estaba sofocado. Los policías realizaron una batida por la zona para buscar al autor o los autores del incendio, pero estos huyeron en un vehículo antes de que las patrullas cercaran la barriada.

Mientras los bomberos del parque de Torrent ventilaban la vivienda para que la familia pudiera regresar a su domicilio, los agentes tranquilizaron a los padres y empezaron a realizar las primeras indagaciones con los datos que les facilitaron. Las víctimas estaban muy asustadas y decidieron marcharse a la casa de un pariente.

Un equipo de Policía Científica se desplazó también al lugar para inspeccionar la puerta quemada y la entrada de la vivienda. Los especialista hallaron restos de un combustible líquido que el autor del ataque incendiario utilizó, presuntamente, para acelerar la combustión y propagar las llamas. Antes de prender fuego a la casa, el individuo vertió el líquido inflamable debajo de la puerta para quemar también el interior de la vivienda.

La Policía Nacional de Torrent asumió el caso y centró la investigación en una posible venganza de un clan enemistado con la familia que sufrió el ataque incendiario. Hace dos meses, otros parientes de la pareja recibieron la ingrata visita de un grupo de individuos con los que mantienen desavenencias por el reparto de una herencia.

La disputa familiar tuvo lugar en la urbanización El Pantano y se saldó con ocho detenidos por los delitos de riña tumultuaria y amenazas. Uno de los arrestados disparó al aire con una pistola. Los policías que intervinieron en la pelea se incautaron de varias armas blancas en los coches de los individuos implicados.

Valencia violenta: Una violación, un ajuste de cuentas, el incendio de un laboratorio clandestino...