La Guardia Civil investiga la muerte de un hombre en un accidente de caza en La Nucía

El fallecido tenía 52 años y residía en Altea, donde pertenecía a un club cinegético

Á. S./AGENCIAS VALENCIA/ALICANTE.

La Guardia Civil investiga la muerte de un hombre de 52 años que falleció ayer por la mañana en La Nucía en lo que presumiblemente fue un accidente de caza. Según el Centro de Información y Coordinación de Urgencias de la Comunitat Valenciana, recibieron una llamada a las 11.30 horas en la que se solicitaba asistencia sanitaria para un hombre que tenía una herida de arma, que posteriormente se ha sabido que era de fuego. Hasta la zona se desplazaron dos unidades sanitarias, que no pudieron más que certificar el fallecimiento. El caso ha sido judicializado para aclarar las circunstancias del fallecimiento, tal cy omo informaron las mismas fuentes.

La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana dio más datos. El cazador, que respondía a las siglas P. S. G., falleció mientras cazaba en el coto de La Nucía «a consecuencia de un trágico accidente». «Tras un desgraciado tropiezo se le cayó el arma, con la fatalidad de que se disparó, alcanzándole en el pecho, lo que le produjo el fallecimiento casi inmediato», explicó la entidad en un comunicado. Fuentes de la federación explicaron que es habitual en la práctica cinegética llevar las escopetas sin seguro, lo que podría haber propiciado el accidente, provocado, presumiblemente, por el golpe en el arma al caerse el cazador al suelo.

P. S. G. era natural de la localidad granadina de Húescar y tenía 52 años. «Era un gran cazador y excelente persona. Residía en la localidad de Altea y desde muy joven siempre fue aficionado a la caza, junto a su hermano Rafael, también gran aficionado y amante de las realas», comenta la federación en un comunicado. Su cuerpo fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de Alicante, donde se le practicará la autopsia para descubrir las causas del fallecimiento.

El presidente de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, Raúl Esteban, y el delegado de Caza en Alicante, Óscar Corbí, en nombre de todos los federados expresaron ayer sus más sinceras condolencias a su familia, amigos y compañeros del club de cazadores de La Nucía «por tan desgraciado accidente», según señala el comunicado.

El suceso, al menos en los términos a los que se refirió ayer la Federación de Caza, recuerda al sucedido en 2017 en Chiva, donde falleció un cazador de 75 años, vecino de la comarca de la Ribera, tras recibir un disparo de escopeta fortuito por parte de un compañero. Ambos cazadores se encontraban en la partida de Urrea, en una zona libre donde está permitida la caza con licencia autonómica, en compañía de un grupo de personas.

El trágico accidente se produjo cuando los cazadores estaban recogiendo sus pertenencias para marcharse del lugar, en concreto en la zona donde habían estacionado sus vehículos, según apuntaron las mismas fuentes. El autor del disparo fortuito fue un hombre de 64 años, que requirió asistencia sanitaria porque se encontraba en un estado de gran nerviosismo.