La Guardia Civil investiga la quema de banderas de España en un festival de Sueca

Cartel de la quinta edición del Espiga Rock. / LP
Cartel de la quinta edición del Espiga Rock. / LP

Los agentes que asumieron el caso ya han identificado y tomado declaración a dos de los individuos que prendieron fuego a las insignias

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La Guardia Civil ha abierto una investigación tras la quema de dos banderas de España en la quinta edición del Espiga Rock, un festival que reúne en Sueca a algunas de las bandas más importantes de rock urbano y punk. El ultraje a la insignia nacional tuvo lugar en la madrugada del 1 de septiembre después de que varios miembros de la organización juvenil antisistema Arran, vinculada a la CUP, subieran al escenario para dirigir su discurso político al público asistente a un concierto.

Mientras el grupo pronunciaba proclamas sobre el desafío independentista de Cataluña, varios individuos buscaban un hueco entre el público para quemar las banderas de España. El incidente causó disturbios al enfrentarse varios jóvenes a los alborotadores, que fueron expulsados del recinto por los vigilantes.

Los empujones, insultos y amenazas continuaron fuera del festival, según informaron fuentes municipales. La Policía Local de Sueca tuvo que intervenir para apaciguar los ánimos y luego realizó un informe tras el delito que habían cometido los cuatro o cinco individuos que prendieron fuego a las insignias. Varios jóvenes grabaron la acción ofensiva con sus teléfonos móviles mientras otros silbaban y abucheaban para manifestar su desagrado y desaprobación.

Los jóvenes interrogados están acusados de un delito de ultraje a España y desórdenes públicos

Quemar la bandera de España está considerado un delito de ultraje a un símbolo de España cuando se realiza con publicidad, según el artículo 543 del Código Penal. Los juzgados han dictado numerosas condenas que castigan con multas las ofensas de palabra, de hecho o por escrito a España, a sus comunidades autónomas o a sus símbolos o emblemas.

Tras tener conocimiento de los hechos ocurridos en el festival de Sueca, la Guardia Civil abrió la correspondiente investigación para identificar a los individuos que prendieron fuego a la bandera. Según informaron fuentes jurídicas, los agentes que asumieron el caso han tomado ya declaración a dos jóvenes como investigados (imputados según la terminología anterior a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) por los delitos de desórdenes públicos y ultraje a España. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Sueca se ha hecho cargo de las diligencias. Además de los dos individuos identificados, dos o tres personas más habrían participado en la quema de las banderas, según los testigos localizados por los agentes.

Otro ultraje a España

La jurisprudencia indica que el legislador considera la bandera y el himno nacional como un símbolo de España cuando se refiere al delito de ultraje. En marzo de 1999, la Audiencia Provincial de Valencia condenó a dos jóvenes por injurias a España. Los procesados, que arrebataron una insignia nacional a otro grupo y la quemaron, habían sido absueltos por el juzgado de lo penal número 1 de Valencia al entender que la bandera no era oficial.

Sin embargo, la Sección Primera de la Audiencia de Valencia los condenó al considerar que «las tres franjas de rojo y amarillo» eran representativas como símbolo de España. La sentencia también tuvo en cuenta el hecho de que quemaran la bandera con publicidad, concretamente ante una «concurrencia indeterminada de personas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos