Golpe contra el pulpo ilegal en la Comunitat

Golpe contra el pulpo ilegal en la Comunitat

La Guardia Civil ha incautado más de 500 kg de pulpo en Alicante y Castellón

EUROPA PRESS

El Servicio Marítimo Provincial de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón se ha incautado de un total de 222 kilogramos de pulpo extraído de manera ilegal en las costas de Castellón y Burriana, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

Los agentes, dentro del Plan Anual de las Actividades de Inspección y Vigilancia Pesquera, realizaron la inspección de dos embarcaciones profesionales de pesca, que se encontraban en las líneas de cadufos -objeto para pescar pulpos en lechos desnudos, que es un arte trampa que perjudica mucho a la especie- fuera del horario establecido y sin señalización alguna.

Durante la inspección se procedió a la aprehensión de 222 kilogramos de pulpo y 405 cadufos. Por dicho motivo, la Guardia Civil procedió a efectuar las correspondientes actas a sendas embarcaciones por infracción en la Ley 5/2017 de pesca marítima y agricultura de la Comunitat Valenciana.

El pulpo intervenido ha sido entregado en distintos centros benéficos de la provincia, mientras que las artes de pesca incautadas han quedado a disposición del organismo competente, según las mismas fuentes.

300 kilos de pulpo en 2 restaurantes de Arenales del Sol

Además, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha decomisado, en dos restaurantes de la pedanía ilicitana de Arenales del Sol, cerca de 300 kilos de pulpo por carecer de trazabilidad y, en el caso de uno de esos locales, también por comercio de inmaduros.

La patrulla del Seprona de Elche, junto a un inspector de Pesca de la Conselleria de Agricultura, realizó sendas inspecciones en ambos establecimientos para comprobar si las especies de pescado que servían tenían toda la documentación pertinente para este tipo de producto alimentario, según un comunicado del instituto armado.

En el primero de ellos hallaron, dentro de un arcón-congelador, 266 kilos de pulpo congelado, de tamaño legal, pero que carecían de cualquier tipo de documentación que acreditara su lícita adquisición y su correcto estado sanitario, indica la nota de prensa.

En el otro se intervinieron 39 ejemplares de pulpo (22 kilos), que no alcanzaban el peso mínimo legal de un kilo por unidad, además de no ir amparados por documento alguno que acreditara su trazabilidad.

«El consumo por parte del cliente de cualquier tipo de pescado que no haya pasado por lonja o que carezca de documentación relativa a la trazabilidad puede poner en peligro su salud, al no poder demostrar» que haya sido sometido «al control sanitario pertinente», recuerda el comunicado de la Guardia Civil.

Los agentes del Seprona han levantado actas de denuncia en los dos restaurantes por infracciones en cuanto a carencia de documentación y, en el caso del segundo local, también por comercio de inmaduros.

Fotos

Vídeos