Cae una red que vendió en Benidorm productos falsos idénticos a los originales por valor de dos millones

Los detenidos son dos mujeres y seis varones, de nacionalidades española, marroquí y senegalesa

EUROPA PRESSAlicante

La Policía Nacional ha detenido en Benidorm (Alicante) a ocho personas en una operación contra la propiedad industrial en la que se han intervenido 1.315 productos falsificados idénticos en los acabados a los originales, cuyo precio oficial tendría un valor de 2 millones de euros, según ha informado la Comisaría provincial.

Los detenidos son dos mujeres y seis varones, de nacionalidades española, marroquí y senegalesa, y están acusados de cometer presuntamente un delito contra la propiedad industrial. La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada de Policía Judicial apoyados por agentes de la Unidad de Prevención y Reacción de Benidorm.

En el mes de agosto, agentes de la Brigada comenzaron una investigación en torno a diversas personas que vendían en diferentes mercadillos de la provincia de Alicante efectos, posiblemente falsificados, que aparentaban ser auténticos y pertenecientes a reconocidas marcas de reconocido prestigio nacional e internacional.

Los agentes determinaron que esas personas llevaban a cabo la venta de gran cantidad de productos falsificados como si fueran de las marcas legalmente registradas y a precios muy reducidos en comparación con los originales que se venden en las tiendas oficiales.

Una vez recopilada toda la información sobre los puestos concretos en los que se llevaban a cabo estos hechos, los agentes realizaron de forma simultánea la identificación de todas las personas presuntamente implicadas y llevaron a cabo el día 24 de octubre un operativo policial tendente a la detención de todos ellos y a la intervención de toda la mercancía falsificada.

Tras la intervención de todos los efectos, los agentes contabilizaron un total de 1.315 efectos falsificados, entre prendas de ropa de vestir, ropa deportiva, relojes, bolsos, carteras y calzado.

Se trata de efectos idénticos a los originales, tanto en los acabados como en los materiales empleados en su fabricación. Sin embargo, se atestiguaba su falsedad por carecer de las medidas de seguridad que presentan los auténticos.

Además, todas las personas que regentaban puestos donde se intervinieron efectos falsificados, carecían de facturas o albaranes de compra que acreditaran su procedencia y precio de adquisición, así como de cualquier tipo de documento acreditativo de la originalidad de los mismos.

Relojes de 120.000 euros

Entre los efectos falsificados, existían diversos relojes idénticos a los originales, de marcas de reconocido prestigio internacional, cuyo valor real en tiendas oficiales superaban los 120.000 euros.

En el operativo colaboraron junto a los investigadores de la Brigada de Policía Judicial, agentes de la UPR de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Benidorm y expertos de las marcas implicadas.