El entrenador detenido por abuso de menores acumula ya 20 denuncias

Cuartel de la Guardia Civil de Alfafar, encargada de la investigación al entrenador. / LP
Cuartel de la Guardia Civil de Alfafar, encargada de la investigación al entrenador. / LP

El presunto pedófilo sigue en prisión mientras la Guardia Civil de Alfafar continúa las investigaciones y toma declaración a más menores y a sus padres

J. MARTÍNEZ VALENCIA.

El entrenador de fútbol detenido por abusar sexualmente de varios menores en una localidad de la comarca de l'Horta Sud, Josevi C. F., de 22 años, acumula ya una veintena de denuncias desde que LAS PROVINCIAS informó de su arresto. El presunto pedófilo sigue en prisión mientras la Guardia Civil de Alfafar continúa las investigaciones y toma declaración a más niños y a sus padres.

Según los testimonios de los menores, Josevi les incitaba a participar en juegos sexuales con varios niveles en los que había que desnudarse para luego realizar tocamientos y masturbaciones. El joven les decía también que no contaran nada en casa para que sus padres no se enteraran. Sin embargo, uno de los adolescentes no le hizo caso y habló con su hermana sobre los hechos libidinosos.

Días después, el menor acudió con sus padres al cuartel de la Guardia Civil de Alfafar para denunciar los abusos sexuales y reveló los nombres de otros chicos que habían participado en los juegos sexuales. Este primer testimonio fue clave para localizar a otras tres víctimas con edades comprendidas entre los 13 y 16 años, que confirmaron los tocamientos, y motivó la detención del entrenador de fútbol.

El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Alfafar se hizo cargo de las investigaciones y no tardó en encontrar a más menores que sufrieron abusos sexuales, según las denuncias que presentaron sus padres. Las declaraciones que realizaron estos adolescentes sobre los juegos y tocamientos eran similares al primer testimonio que recogió la Guardia Civil.

Según informaron fuentes jurídicas, el presunto pedófilo acumula ya una veintena de denuncias pese a que los investigadores aún no han finalizado las diligencias. Entre las pruebas que le incriminan, además de los testimonios de las víctimas, hay varios mensajes de WhatsApp en los que el joven se refiere a los juegos sexuales.

Josevi C. estuvo trabajando en julio en una escuela de verano como monitor en la misma localidad donde entrenaba a niños de un equipo de fútbol, cuyo nombre omitimos para preservar los derechos de las víctimas.

Uno de técnicos de este club manifestó a la directiva su disconformidad con la costumbre que tenía el joven de entrar en los vestuarios cuando los menores se duchaban tras finalizar el entrenamiento. Algunas veces le acompañaba una amiga y entrenadora de otro grupo de niños.

El presunto pedófilo colaboraba con la dirección deportiva del club desde hace cinco años, aunque durante ese tiempo no hubo ninguna sospecha de abusos sexuales, según informó el padre de uno de los menores que presentaron las denuncias.

Fotos

Vídeos