La droga por la ventana

La Policía Nacional detiene a cuatro personas que se dedicaban a trapichear desde pisos de Valencia Unos traficantes arrojaban las dosis desde una vivienda

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

La Policía Nacional sigue su lucha incesante contra los 'narcopisos', las casas de Valencia en las que, con ánimo de discreción, los traficantes ocultan su actividad ilegal. Sin embargo, a veces se cometen rotundos errores o ingenuidades, como el de una pareja de camellos que lanzaba la droga por una ventana. Los agentes han arrestado a estos presuntos delincuentes y a otros dos universitarios que habían convertido su vivienda en un auténtico centro de suministro de marihuana para sus colegas de campus.

La primera intervención se produjo en el distrito de Tránsitos. Desde el domicilio se suministraba las dosis a un vendedor, el encargado de los contactos con los compradores y, en ocasiones, lanzaban las dosis desde una ventana.

Los agentes se incautaron de casi tres gramos de cocaína, una báscula de precisión, 245 euros, útiles para la preparación de dosis y dos teléfonos móviles. Esa misma tarde detuvieron a dos sospechosos como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. Los detenidos, sin antecedentes policiales, ya han sido puestos a disposición judicial.

Los agentes se incautan de cocaína y marihuana en una casa de Tránsitos y otra vivienda del Marítimo

El otro punto de menudeo resultó ser un domicilio del distrito Marítimo de Valencia en el que dos estudiantes universitarios se estaban dedicando a la venta al por menor de marihuana.

Durante las investigaciones, los agentes descubrieron un trasiego continuo de jóvenes. En la inmensa mayoría de las ocasiones, se trataba de compañeros de la universidad de los vendedores. La ilegalidad del asunto era evidente: acudían al domicilio, los estudiantes permanecían allí durante un corto espacio de tiempo para salir después con la 'maría' en el bolsillo.

Los investigadores realizaron un registro en el domicilio e intervinieron 564 gramos de marihuana, 275 euros y una báscula de precisión. Después de algunas comprobaciones, testimonios y pruebas, detuvieron a dos jóvenes de 23 y 24 años como presuntos autores de un delito contra la salud pública. Los detenidos, sin antecedentes policiales, ya han pasado a disposición judicial.

 

Fotos

Vídeos