La odisea de la valenciana perdida en la gruta de Cantabria

Las espeleólogas, tras salir de la cueva, junto a los equipos de rescate./Efe
Las espeleólogas, tras salir de la cueva, junto a los equipos de rescate. / Efe

Las tres espeleólogas intentaron realizar una ruta que por su «dureza y dificultad» se tarda 20 horas en completar | Entraron el sábado y este lunes las han encontrado «desorientadas y agotadas»

EFE

Las tres espeleólogas localizadas durante la tarde de este lunes en buen estado en la cueva cántabra de Cueto-Coventosa, a la que entraron el pasado sábado, se habían desorientado y por eso se pararon a la espera de ser rescatadas por los expertos que las han ayudado a salir este lunes de la cavidad.

Así lo ha detallado en rueda de prensa José Antonio Santander, uno de esos espeleólogos que ha integrado el operativo de rescate de estas mujeres, naturales dos de ellas de Cataluña y la otra de Vinaroz (Castellón).

El rescatador ha explicado que las mujeres fueron localizadas «más o menos a mitad del recorrido, desorientadas y agotadas por no dormir», sobre las 4.00 horas de esta madrugada por el equipo que él integraba con otros dos espeleólogos.

«Intentaron seguir la ruta pero no estaban seguras del camino correcto y han hecho bien en detenerse, porque hubiera sido peor continuar sin tener clara la ruta«, ha explicado Santander, quien ha asegurado que en su situación él hubiera hecho lo mismo.

Y ha asegurado que cuando han llegado los rescatadores, las mujeres se han alegrado de verles y han recibido el «abrigo y comida caliente» que les llevaban, entre ellos el propio Santander.

Una vez que han sido localizadas, las tres mujeres han continuado el camino por su propio pie llevando, incluso, «sus propios petates» con la ayuda de los rescatadores hasta el exterior de la cueva.

Desde allí han sido llevadas al futuro edificio de la Escuela de la Fundación Espeleosocorro Cántabro donde se han duchado para emprender el viaje de vuelta a casa.

En opinión de este rescatador, pese a que era la primera vez que se adentraban en la cueva de Cueto-Coventosa, las tres espeleólogas, de entre 40 y 50 años, contaban con los medios técnicos adecuados y documentación necesaria para realizar esta ruta caracterizada por su dureza y dificultad.

El sábado por la mañana, a las 12.30 horas, las tres mujeres entraron con la intención de hacer el desarrollo Cueto-Coventosa que, según ha explicado el coordinador de Emergencias del 112 de Cantabria, Javier Allende, se suele realizar en unas 20 horas «en función del nivel físico».

Tras sobrepasar ese tiempo, una de las compañeras que se encontraba fuera de la cavidad avisó a unos espeleólogos que fueron quienes avisaron a los servicios de emergencias del 112 de Cantabria.

Para el operativo de búsqueda, iniciado la tarde-noche de este domingo, se organizaron dos equipos integrados por cuatro expertos que han accedido por la boca de Coventosa, que se dieron la vuelta tras no contactar con las espeleólogas, y otro con tres componentes que han entrado por Cueto, que fueron los que las localizaron.

«Al final ha salido todo bien tras una actividad compleja que entraña peligro», ha explicado Santander, quien ha valorado el «trabajo en equipo» como parte importante del planteamiento de búsqueda y rescate.

El coordinador técnico del operativo, Martín González, ha dicho que se ha trazado un plan habitual de evacuación en el que se carece de información de partida, pero que conforme se esclarecen los datos se va ajustando la acción.

«Hasta última hora era un plan con mucha incertidumbre pero afortunadamente el escenario que habíamos planteado ha sido el correcto, aunque siempre queda el punto de saber si podía pasar algo más grave«, ha apostillado.

En este sentido, ha destacado la rapidez con la que se han desenvuelto los espeleólogos que han entrado por la boca de Cueto y que han encontrado a las mujeres perdidas.

«Si no hay noticias no son malas noticias, porque el hecho de que no saliera nadie de este equipo podía indicar que no había nadie herido, por lo que hemos mandado a otro equipo de tres personas para apoyar al grupo«, ha apuntado.

Por su parte, el alcalde de Arredondo, Leoncio Carrascal, ha manifestado su satisfacción por el desenlace de los acontecimientos y ha agradecido a todos los componentes del equipo de emergencias su colaboración.

Rescate en Cantabria

Otro grupo compuesto por cuatro efectivos accedió también sobre la una de la madrugada por Coventosa, saliendo a las ocho de la mañana sin noticias de las desaparecidas.

Por este mismo acceso se ha adentrado, ya este lunes por la tarde, un tercer equipo provisto de comida y agua, y cuyos tres integrantes son los que han salido al exterior de la cueva a informar del hallazgo, ha precisado el alcalde de Arredondo.

Localizadasa con éxito

El hecho de que estuviera transcurriendo la mañana y parte de la tarde sin noticias era, en sí mismo, una «buena noticia», pues todo hacía pensar que el equipo que entró por Coventosa --que tenía que haber salido a las 13.00 horas, tras completar un recorrido que en condiciones normales lleva doce horas-- las habría encontrado y estarían saliendo más despacio de lo habitual.

Y esto es precisamente lo que ha sucedido, ya que desde que fueron encontradas a las cuatro de la madrugada «vienen a ritmo bajo», han apuntado fuentes del Gobierno regional, que han señalado que un cuarto equipo entrará «en breve», de nuevo por Coventosa, para ayudarlas a salir.

El Ejecutivo autonómico desplegó el dispositivo de emergencias compuesto por todos los efectivos operativos de la Dirección General de Protección Civil, así como por voluntarios del municipio de Arredondo.

Junto con los espeleólogos y expertos en espeleosocorro movilizados han sido alertados efectivos del 061, helicópteros --del Gobierno y de la Guardia Civil-- y medio centenar de efectivos del Greim (Grupo de Rescate e Intervención en Montaña) de toda España, por si fuera precisa su intervención.

Tiempo de seguridad

El hallazgo de las tres mujeres se ha producido, por tanto, dentro del tiempo de seguridad establecido para esta cueva, que por su extensión --sus galerías internas suman más de 35 kilómetros-- y complejidad --exige desplazamientos en horizontal y vertical, e incluso atravesar lagos nadando-- precisa un mínimo de doce horas para ser recorrida, en condiciones normales y por expertos, aunque ese periodo se puede incluso duplicar si surge algún contratiempo.

Las tres mujeres, de entre 40 y 50 años y residentes en Cataluña, tenían que haber salido durante el domingo de la cueva, pero un compañero avisó a los servicios de emergencia al comprobar que no lo hacían a la hora prevista.

Las espeleólogas conocían la técnica y contaban con material, pero era la primera vez que realizaban esta travesía, que por las citadas longitud y dificultad se tarda más en hacer el recorrido de lo que marcan las guías de expertos, de modo que estaban dentro del retraso que se considera «aceptable».

El 'Mont Blanc' de la espeleología

La cueva de Cueto-Coventosa tiene 6,7 kilómetros de recorrido, 850 metros de desnivel, un pozo vertical de 300 metros (el mayor de Europa) y precisa entre 20 ó 24 horas para completar todo el sistema.

Es la cavidad cántabra que más accidentes registra desde 1975. En la mayor parte de las ocasiones, las intervenciones de rescate fueron producidas por crecidas de agua y agotamiento.