El sospechoso del crimen del fundador de Lambda es un joven de 23 años que tiene un antecedente policial en España

Fernando Lumbreras./LP
Fernando Lumbreras. / LP

La inspección que realizó la Policía Científica en la escena del crimen ha sido clave para identificar al presunto homicida

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Mes y medio después del terrible crimen de Fernando Lumbreras, fundador de Lambda y defensor histórico de los derechos del colectivo LGTBI, el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional ha detenido a un sospechoso: un joven georgiano de 23 años con un antecedente policial en España. El individuo fue interrogado ayer por la mañana como presunto autor del homicidio tras ser detenido en el barrio de Ruzafa.

La inspección que realizó la Policía Científica en la escena del crimen fue clave para identificar al sospechoso. El juez instructor del caso ha decretado el secreto de sumario y el mutismo ayer era máximo. Ni siquiera la familia contaba con información precisa sobre el posible móvil del asesinato o la vinculación del arrestado con Lumbreras. «Soy la última persona que va a saber algo», declaró ayer a LAS PROVINCIAS la hermana de la víctima sin querer hacer más declaraciones.

La Jefatura Superior de Policía tampoco ha aclarado la relación entre del detenido y la víctima. Según insistieron fuentes policiales a este diario, continúan las investigaciones para esclarecer lo sucedido, aunque la policía descarta que se trate de un caso de homofobia.

El cuerpo de Lumbreras fue localizado el 5 de diciembre del pasado año, en su casa de la calle Julián Peña de Valencia. Tenía las manos atadas a la espalda y estaba boca abajo sobre la cama, con sangre alrededor y señales de haber sido golpeado. Además, presentaba signos de asfixia.

El crimen sobrevino tras un encuentro con el sospechoso en el que la puerta de la vivienda no fue forzada, lo que llevó a suponer desde el principio que esperaba o conocía al detenido y le abrió la puerta. A partir de ahí, las gestiones policiales se centraron en reconstruir las últimas horas de vida de Lumbreras, los objetos revueltos en su vivienda, su actividad telefónica y en internet y los movimientos de personas en torno al domicilio. Con todo ello se logró identificar y localizar al joven georgiano como principal sospechoso.

Según las primeras investigaciones, Lumbreras, de 60 años, falleció dos días antes de su hallazgo, a principios de esa semana. Su última conexión de What's App quedó fijada el lunes 3 de diciembre a las dos de la tarde. Fue la falta de respuesta a las llamadas y mensajes lo que preocupó mucho a unos amigos de la víctima. Ante la ausencia de noticias, optaron por desplazarse a la casa, donde la Lumbreras vivía solo. Precisamente por eso y por sus problemas de movilidad, había optado por dejar copia de sus llaves a vecinos de confianza. Entraron varios moradores de la comunidad y se toparon con la dolorosa escena criminal.

Tras su trágica muerte, partidos como Podemos, PSPV, Compromís o Pacma, además de multitud de entidades relacionadas con el colectivo LGTBI, expresaron sus condolencias y destacaron la importancia histórica de Lumbreras. Lo calificaron como «gran luchador» o «figura indispensable en los avances de los derechos». También Les Corts se sumó a las condolencias.

Lambda le dedicó un homenaje a mediados del mes pasado. Durante el acto se dejaron papeles en blanco en varias mesas para escribir 'Cartas a Fernando', textos que se compilarán en un libro dedicado a la víctima. Alec Casanova, coordinador general de Lambda, mostró ayer su «satisfacción por el arresto». Según valoró, «su pérdida es un drama pero nos tranquiliza que se haya localizado y detenido a un presunto asesino, que se pueda hacer justicia». La organización valorará personarse en el proceso judicial contra el sospechoso.

Más