Detenido un miembro de una violenta banda de butroneros que asalta bancos

Una patrulla de la Guardia Civil. / Lp
Una patrulla de la Guardia Civil. / Lp

Uno de los ladrones arrancó un trozo de oreja a un guardia civil e intentó quitarle la pistola tras un robo frustrado en Soneja

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La Guardia Civil de Segorbe frustró el asalto a una sucursal bancaria en Soneja y detuvo a uno de los atracadores tras un operativo de búsqueda que duró cerca de nueve horas en la comarca del Alto Palancia. Otros dos ladrones lograron huir campo a través, aunque ya han sido identificados como presuntos miembros de una violenta banda de butroneros.

Los hechos se iniciaron en la madrugada del pasado jueves, cuando tres individuos accedieron a una oficina de Cajamar tras realizar un butrón en una vivienda contigua y esperaron la llegada de la directora, que abrió la sucursal a las ocho de la mañana. Uno de los delincuentes se escondió junto a la puerta y amenazó con un cuchillo a la mujer para que abriera la caja fuerte, pero la directora lo hizo sin desconectar la alarma y de esta forma el aviso de atraco fue recibido de inmediato en la central de una empresa de seguridad privada y el Centro Operativo de Servicios (COS) de la Guardia Civil de Castellón.

La casualidad quiso que una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) se encontrara de servicio en Soneja, por lo que dos agentes acudieron con urgencia a la sucursal bancaria. Tras verse descubiertos, los ladrones salieron por el butrón y huyeron por las calles del pueblo y campo a través en diferentes direcciones. Uno de los guardias civiles persiguió a un atracador y el otro agente corrió detrás del segundo delincuente, mientras que el tercer asaltante logró escapar sin ningún impedimento.

Sus compinches también huyeron, aunque uno de ellos se enfrentó a puñetazos al guardia civil que le dio alcance y trató de quitarle la pistola. También le mordió y le arrancó un trozo de oreja en un brutal ataque cuando ya parecía que se resignaba a ser detenido. Varias patrullas de la Guardia Civil montaron con urgencia un operativo para buscar a los tres ladrones, pero estos lograron eludir el cerco policial.

Unas nueve horas después del robo frustrado, una patrulla de la Guardia Civil de Segorbe apresó a uno de los ladrones en un camino rural. El individuo intentaba llegar caminando a Azuébar, pero un tractorista avisó a la Guardia Civil y posibilitó su arresto. El presunto delincuente, cuya identidad responde a las iniciales J. C V., ingresó en prisión.

El equipo de Policía Judicial de Castellón que asumió la investigación ya ha identificado a los otros dos atracadores tras ser reconocidos por los agentes del Seprona y la directora de la sucursal de Cajamar. La Guardia Civil sospecha que los tres individuos forman parte de una banda de butroneros que asalta bancos en Castellón y otras provincias del interior de España.

El septiembre de 2018, un grupo de delincuentes desvalijó la caja fuerte de una oficina de BBVA en la avenida Alcora de Castellón. Los ladrones realizaron un agujero en una pared medianera desde un local contiguo, como hicieron en Soneja, y se ocultaron en la sucursal hasta que llegaron las empleadas para amenazarlas con un arma de fuego y obligarlas a abrir la caja fuerte. Los atracadores maniataron a las víctimas y se llevaron una suma importante de dinero.

Más información