Detenido un conductor ebrio que huyó tras causar un accidente con dos heridos en l'Alcúdia

El coche que conducía el conductor ebrio./LP
El coche que conducía el conductor ebrio. / LP

El hombre arrestado duplicó la tasa máxima de alcohol permitida y dio positivo también en cocaína

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

La Guardia Civil de Tráfico ha detenido a un conductor que huyó tras causar un accidente con dos heridos muy graves cuando circulaba por la A-7 bajo la influencia de bebidas alcohólicas. El individuo arrestado duplicó la tasa máxima de alcohol permitida y dio positivo también en cocaína.

El siniestro tuvo lugar sobre las 10 de la mañana del pasado domingo en el punto kilométrico 375 de la A-7, concretamente en el término de l'Alcúdia, cuando un Seat León chocó contra otro vehículo que circulaba en sentido hacia Alicante. Una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Alzira se desplazó con urgencia al lugar para auxiliar a las víctimas y regular la circulación.

El accidente se registró en un punto peligroso a la salida de una curva con poca visibilidad, por lo que los agentes colocaron conos para señalizar el lugar mientras los sanitarios atendían a los heridos en el arcén. Un hombre de 72 años y una mujer de 71 años, ambos de nacionalidad estadounidense, sufrieron heridas muy graves y fueron trasladados con urgencia a un hospital.

El conductor del Seat León continuó la marcha y huyó pese a los daños que sufrió el coche en la parte delantera, aunque abandonó el vehículo poco después en un descampado de la pedanía de Montortal.

La patrulla de la Guardia Civil de Tráfico identificó a los dos ocupantes de este coche cuando se alejaban del lugar y realizó la prueba de alcoholemia al conductor, que superó el límite entre la falta administrativa y el delito penal. Además, el hombre dio positivo en cocaína en el test salival de detección de sustancias estupefacientes.

Otra patrulla de la Guardia Civil y un equipo de atestados del Destacamento de Tráfico se desplazaron a l'Alcúdia para apoyar a los primeros agentes que intervinieron en el accidente. Los guardias civiles se incautaron de una riñonera con pastillas que llevaba uno de los ocupantes del Seat León.