El desastre de Cortes, siete años sin respuesta