La declaración de la menor sustenta la acusación por la violación de Gandia

Un furgón de la Guardia Civil ante los juzgados de Gandia. / r. e.
Un furgón de la Guardia Civil ante los juzgados de Gandia. / r. e.

Los tres investigados por la agresión sexual quedaron en libertad con cargos tras comparecer ante el juez y ofrecer una versión diferente

Ó DE LA DUEÑA GANDIA.

La Policía Nacional sigue investigando la presunta violación de una menor el pasado sábado en Gandia. La joven de 14 años denunció haber sido agredida por tres amigos tras haber estado de botellón con su grupo habitual. Los supuestos agresores tienen entre 14 y 17 años.

Las fuentes consultadas en Gandia explicaron ayer que la joven ha contado los hechos en varias ocasiones y que su relato es prácticamente el mismo. Las declaraciones son todas similares, pero teniendo en cuenta que había bebido mucho alcohol y que no recuerda algunos momentos de los hechos ocurridos el pasado sábado.

Los agentes que asumieron el caso investigan cómo sucedieron los hechos y la coherencia del relato de la menor. La supuesta agresión sexual tuvo lugar el sábado en una zona verde próxima a locales de ocio de Gandia. El grupo de jóvenes se reunió como suele hacer para realizar botellón. La denunciante tiene 14 años, pero la edad mínima para mantener relaciones sexuales consentidas es de 16 años.

Tras la presunta agresión sexual, la joven avisó a su padre y agentes de la Policía Nacional la localizaron en casa de una amiga, donde se cambió de ropa. Una patrulla policial llevó entonces a la adolescente al Hospital Francesc de Borja de Gandia para que fuera reconocida por un médico, tal y como establece el protocolo para investigar los casos de agresión sexual.

Los jóvenes fueron arrestados el por un presunto delito de agresión sexual. La joven sostuvo ante la policía en varias ocasiones que uno de ellos la obligó, supuestamente, a mantener relaciones sexuales, y que tras esto se fueron turnando para cometer la agresión sexual en una zona oscura junto al parque donde estaban el resto de amigos.

Los jóvenes arrestados prestaron declaración ante el Juez de Menores, en presencia de sus padres, y dieron una versión de los hechos muy diferente. Los tres presuntos agresores quedaron en libertad con cargos, según informaron fuentes jurídicas.