Despega el segundo avión averiado de Manises tras seis horas de espera del pasaje

El interior de uno de los aviones./LP
El interior de uno de los aviones. / LP

Decenas de pasajeros han estado atrapados en el aeropuerto de Manises cinco horas por averías en dos aviones de Ryanair con destino a Sevilla

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

Problemas técnicos en dos aviones han provocado que decenas de pasajeros que tenían previsto volar esta mañana a Sevilla desde el aeropuerto de Manises hayan estado unas seis horas esperando en las instalaciones valencianas. En concreto, Ryanair había programado un vuelo que debía despegar a las 9.15 horas y llegar a Sevilla entorno a las 10.30. Sin embargo, el embarque se retrasó y los pasajeros no pudieron acceder al avión hasta media hora más tarde. Una vez en sus asientos, el personal de la compañía informó a los pasajeros que, debido a un problema técnico, debían cambiar de avión, por lo que abandonaron el aparato y fueron trasladados en bus a otra terminal.

Alrededor de las doce fueron embarcados en un nuevo avión pero, media hora más tarde y cuando el aparato se disponía a despegar, de nuevo fueron informados de que el avión sufría también una avería, por lo que debían esperar a que fuese reparada. Cerca de las 14.00 horas, personal de la compañía volvió a dirigirse a los pasajeros, visiblemente molestos, para indicarles que, aquellos que quisiesen abandonar el avión y perder el vuelo podían hacerlo. Alrededor de una veintena de los usuarios ha optado por esta fórmula, según testigos presenciales.

Según testigos de los hechos, la tensión y el malestar se hacía cada vez más patente, hasta el punto que una de las azafatas se echó a llorar ante la presión del pasaje. Además, uno de los viajeros, según testigos de los hechos, fumó en el baño, lo que provocó que se avisara a la Guardia Civil. Los agentes acudieron y procedieron a interponer la correspondiente denuncia.

Finalmente, pasadas las 15.00 horas, el avión ha despegado con destino Sevilla. Al parecer, la avería se encontraba en el sensor de la temperatura del avión.

Desde Aena confirmaron que el citado vuelo todavía no había salido del aeropuerto y que no había una hora estimada para el despegue. También confirmaron que el retraso se debía a un problema técnico.