Confirmada la condena por destrozar la casa de su exmujer y hacer una pintada nazi

El acusado recurrió la sentencia pero la Audiencia considera que existen pruebas indiciarias que le señalan como autor

IVÁN GÓMEZ/EFEVALENCIA.

La Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la condena a un hombre a indemnizar a su exmujer con 10.200 euros por causar daños que dejaron inhabitable la vivienda familiar. Además, el condenado deberá pagar una multa de 7.200 euros.

El procesado, con el fin de «menoscabar el patrimonio de su exesposa y perjudicarla», pintó con spray las paredes, cortinas, tapicerías y mobiliario de la cocina con palabras y símbolos nazis. Además, efectuó quemaduras en puertas, arrancó lámparas, caldera e instalación del gas; y rompió muebles y sanitarios en el cuarto de baño, de manera que la casa quedó «inhabitable», según la sentencia y cuyo coste de reparación reclamó la exmujer.

El hombre recurrió la sentencia y alegó que el haber tenido posesión de la vivienda familiar no permitía deducir que fuera el causante de los desperfectos, ya que, según su versión, podría haber sido otra expareja o persona que podría haber cogido las llaves del buzón, por lo que pedía su absolución.

La Audiencia considera que existió una prueba que señala como autor de los hechos al acusado, y no a otra expareja, hijo o tercero, ya que fue él quien ocupaba la vivienda y la última persona que tuvo las llaves, dado que la casa estaba cerrada cuando accedió y las llaves continuaban en el buzón, lo que el tribunal considera que excluye a un posible tercero.

La sentencia añade que la vivienda, al quedar en estado lamentable, no cabe considerar que solo resulte indemnizable una parte de los daños, pues la cuantía total de la indemnización resulta necesaria para las reparaciones y sustituciones de los elementos del hogar.

Más violencia machista

Otro hombre fue condenado por un delito de coacciones en grado de tentativa a su expareja, a la cual le pedía fotos desnuda cuando ya habían terminado la relación, amenazándola con publicar las que le había mandado durante la relación. El acusado, un hombre mayor de edad y sin antecedentes penales, fue condenado a cuatro meses de prisión, una orden de alejamiento de 300 metros durante un año y a la privación de tenencia de armas.