Caen otras dos redes de marihuana con conexiones en Europa

Uno de los cargamentos intervenidos por los agentes antidroga. / lp
Uno de los cargamentos intervenidos por los agentes antidroga. / lp

La Guardia Civil y la Policía Nacional detienen a 26 miembros de dos grupos que cultivaban la droga en Alicante para distribuirla a varios países

R. A./EFE ALICANTE.

La Guardia Civil y la Policía Nacional han desmantelado en la provincia de Alicante dos activas organizaciones especializadas en el cultivo de marihuana para su posterior distribución en varios países europeos, entre ellos Alemania, Italia y Suecia. Bajo el marco de dos operaciones distintas, 'Pazalea' y 'Zíngaro/Niza', los agentes efectuado 10 registros domiciliarios y detuvieron a 26 personas, dos de ellas en Alemania y otras dos en Italia, y se aprehendieron 2.900 plantas de marihuana, 293 kilos de cogollos de esta droga, 74 kilogramos de tabletas de hachís, 5 vehículos y 2 pistolas de fogueo, entre otros efectos.

De los 26 detenidos en las dos operaciones, tres ya han ingresado en prisión, aunque uno quedó en libertad al depositar una fianza, mientras que el resto quedaron libres con cargos a la espera de juicio. La operación 'Pazalea' comenzó en noviembre de 2018. La organización contaba con una gran red de personas y numerosos medios para la ocultación y traslado de droga, como turismos, furgonetas, naves e inmuebles.

Los traslados de la marihuana se realizaban mediante empresas de transporte de mercancías, las cuales enviaban por carretera cuantiosas cantidades de droga (marihuana y hachís) camuflada en palets de zapatos, ocultando en el interior de cada uno de los palets un dispositivo GPS para geolocalizar y así controlar en todo momento la ubicación de la carga.

También se detectó que los miembros de la organización utilizaban en sus desplazamientos sofisticados inhibidores de frecuencia para dificultar posibles interceptaciones telefónicas de la policía. En una de las naves industriales registradas en Agost (Alicante), los agentes hallaron numerosos aparatos eléctricos para la instalación de plantaciones de marihuana: 265 focos de gran amperaje para alimentar en torno a 6.000 plantas, así como la infraestructura necesaria para el envasado al vacío de la droga y la introducción de los GPS en la mercancía enviada.

El resultado fue la incautación de otros 186 kilos de cogollos de marihuana y 53 de hachís en Suecia, Alemania e Italia. En dichos países se detuvo a los destinatarios finales de la droga (dos en Hamburgo y dos en Bolonia). En una segunda fase, la investigación se centró en los inmuebles usados en España, unos chalets de lujo en la partida alicantina de Fontcalent, donde se encontraron diversos zulos a los que se accedían por unas losas de suelo, los cuales se abrían accionando un pequeño riel situado en su parte central, que da lugar a un sótano construido para albergar el cultivo de más de 3.000 plantas de marihuana.

Todos los sistemas de refrigeración, filtrado y electricidad se encontraban perfectamente enclaustrados en el zulo. Posteriormente, los agentes localizaron otra construcción subterránea, a la que igualmente se accedía mediante un pequeño orificio integrado en el suelo de un cobertizo que para abrirlo se usaba una ventosa. Dicha cavidad daba paso a un sótano de dos plantas de altura que albergaba cuatro grandes estancias para el cultivo de marihuana, así como otras estancias para el secado, crecimiento, manipulado y envasado de la droga.

Los detenidos en la operación 'Pazalea' son 16 varones españoles de entre 26 y 60 años; tres mujeres españolas de 31, 43 y 66 años; dos ciudadanos alemanes de 35 y 49 años; y dos italianos de 49 y 51 años. Los delitos que se les imputan son los de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico. En la operación 'Zíngaro/Niza' se interceptó un tráiler mientras circulaba por la A7, antes de llegar a Alcoy, que transportaba marihuana de San Vicente del Raspeig a Alemania.