Cae una banda que robó en casas de ocho provincias con una herramienta de cerrajería

Los tres ladrones detenidos en la avenida de Ausiàs March. / lp
Los tres ladrones detenidos en la avenida de Ausiàs March. / lp

La Guardia Civil apresa a tres de los ladrones en Valencia tras una persecución poco después de que desvalijaran varias viviendas en Xàtiva

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Otro golpe contra la delincuencia organizada en Valencia. La Guardia Civil de Alicante ha detenido a seis miembros de una banda de ladrones que robaba en viviendas habitadas tras abrir las puertas con una sofisticada herramienta de cerrajería. Los delincuentes son de nacionalidad colombiana y tres de ellos fueron apresados en Valencia tras una persecución. Los investigadores les atribuyen un gran número de robos en ocho provincias españolas, entre ellas Valencia y Alicante, donde se apoderaron de joyas y otros objetos de valor que posteriormente vendieron a un empresario de Madrid.

Las investigaciones comenzaron el 14 de diciembre de 2018 tras un robo en una vivienda de la localidad de Guardamar del Segura. Los ladrones fueron sorprendidos por el dueño de la casa y uno de los detenidos le hirió en el brazo con un destornillador para escapar en un coche con un compinche al volante que les esperaba en la calle.

Tras estos hechos delictivos, los agentes del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Guardamar del Segura, en colaboración con el Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Alicante, comenzaron una investigación y lograron identificar a dos miembros de la banda. Los sospechosos tenían su residencia en Batres, un tranquilo pueblo madrileño en el que pasaban desapercibidos.

En el transcurso de las investigaciones de la operación Escomón, la Guardia Civil pudo constatar que los dos individuos formaban parte de un grupo criminal que se dedicaba a robar en viviendas. La banda actuaba de forma organizada y un cabecilla se encargaba de planear los golpes y seleccionar las casas tras vigilar a sus moradores. La organización delictiva contaba con una sofisticada herramienta para abrir todo tipo de cerraduras y en algunos robos apenas causaron daños en las puertas.

Los delincuentes solían desvalijar las viviendas tras constatar que sus inquilinos se marchaban a trabajar y así tenían más tiempo para buscar y seleccionar el botín, concretamente joyas, relojes, aparatos electrónicos y dinero en efectivo. También robaban ropa, calzado y bolsos de primeras marcas, así como documentación de los moradores para su posterior falsificación y uso fraudulento en otros hechos delictivos. Muchos de estos efectos eran comprados por un empresario que regentaba un establecimiento de reparaciones de teléfonos móviles y ordenadores en Coslada (Madrid). Este individuo, que también fue detenido por un delito de receptación, pagaba a los ladrones una cantidad de dinero mucho más baja del precio real de los objetos robados.

La banda estaba integrada por cinco hombres y una mujer. Cuatro de ellos perpetraban los robos en las viviendas, el empresario les compraba muchos de los efectos y los revendía, y la mujer adquiría muebles, gafas de sol, teléfonos móviles y otros objetos en establecimientos tras realizar pequeñas operaciones financieras con la documentación robada en las casas.

Tres arrestados en Valencia

El pasado 5 de abril, la Guardia Civil de Alicante detuvo en la avenida de Ausiàs March de Valencia a tres de los integrantes de la organización tras una persecución. Los individuos acababan de cometer varios robos en Xàtiva y los agentes recuperaron los efectos que acababan de sustraer. El resto de integrantes de la banda fueron arrestados tres días después en la provincia de Madrid, dos de ellos en Batres y otro en Coslada.

La Guardia Civil realizó dos registros domiciliarios, uno en Batres y el otro en el municipio toledano de Ontígola, e intervino numerosas joyas y objetos que están siendo analizados por los agentes para determinar su procedencia y esclarecer los delitos cometidos por el grupo. Los investigadores atribuyen a esta banda un gran número de robos cometidos en viviendas en las provincias de Alicante, Valencia, Ciudad Real, Cuenca, Valladolid, Lugo, Madrid y Toledo.

Los detenidos son cinco hombres de nacionalidad colombiana, de edades comprendidas entre los 25 y los 40 años, y una joven de 24 años de edad, también colombiana, y están acusados de los delitos de robo con fuerza, lesiones, pertenencia a grupo criminal y receptación.

Las seis personas arrestadas pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Torrevieja, que decretó el ingreso en prisión de los cuatro hombres que perpetraban los robos. El empresario de Coslada y la mujer quedaron en libertad provisional con cargos a la espera de juicio, según informaron ayer fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante.