El asesino de una joven en el Puerto Olímpico de Barcelona se entrega a los Mossos

Puerto Olímpico de Barcelona. /Marta Becerra
Puerto Olímpico de Barcelona. / Marta Becerra

El crimen ocurrió el pasado 4 de septiembre, después de que el presunto homicida robara un móvil a la víctima, una joven de 26 años

CRISTIAN REINOBarcelona

Llevaba casi diez días en busca y captura, pero finalmente se ha entregado. El presunto asesino de una joven de El Vendrell (Tarragona) en la madrugada del pasado 4 de septiembre en una discoteca del Puerto Olímpico de Barcelona puso fin a su huida y este jueves se presentó en la Ciudad de la Justicia junto a su abogado, según comunicaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Tras tomarle declaración, el titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Barcelona decretó prisión provisional como «coautor de los hechos violentos ocurridos en el Port Olímpic de Barcelona y a consecuencia de los cuales resultó muerta una mujer y herido un hombre», según fuentes judiciales. Desde el pasado 4 de septiembre, los Mossos buscaban a dos jóvenes como responsables del crimen.

La joven, de 26 años y vecina de El Vendrell, recibió dos puñaladas en el pecho. Las cámaras de seguridad de la discoteca Smar registraron el ataque. Los hechos ocurrieron sobre las tres de la mañana. Dos jóvenes habían robado el móvil a la joven, pero un cliente se percató y avisó el guardia de seguridad. Tras recriminarles el robo, el vigilante les expulsó de la discoteca. Fue mientras el guardia de seguridad acompañaba al exterior a los jóvenes cuando se produjo la agresión mortal. Uno de los dos ladrones se quedó algo rezagado discutiendo con el grupo en el que se encontraba la joven a la que habían robado el móvil. La discusión subió de tono hasta que sacó una navaja y asestó dos puñaladas al portero y a la víctima. Horas después la joven falleció en el hospital.

Su muerte causó una gran conmoción pues se trataba del decimo quinto crimen mortal del año que se producía en Barcelona, seis de ellos en el mes de agosto lo que disparó todas las alarmas sobre el incremento de la criminalidad en la capital catalana. Era el segundo suceso violento con consecuencia mortal en la zona del Puerto Olímpico este verano, una zona conflictiva que el Ayuntamiento tratará de erradicar, cerrando los locales de ocio, cuando se les acabe la concesión.