Anulan la expulsión de la hondureña que fue detenida tras denunciar una agresión

EP/A. C.

valencia. La Delegación de Gobierno archiva la expulsión de una mujer hondureña que fue detenida por «estancia irregular en España» cuando acudió a una comisaría para denunciar haber sufrido agresiones, insultos y amenazas. Aunque se haya paralizado el procedimiento «debe regularizar su situación», que continúa siendo la misma desde que se produjeron los hechos el pasado 3 de mayo.

Esta mujer y un amigo acudieron a la comisaría de la Policía Nacional de Xirivella para denunciar un ataque acometido por el casero de él. La víctima presentaba hematomas y contusiones en brazos y hombros. Agentes de Extranjería la detuvieron antes de completar el proceso, el cuál finalizó días después en el juzgado de guardia. A partir de entonces, comenzó a gestarse la expulsión por estancia irregular.

La mujer acudió a València Acull para buscar asesoramiento y resolver su situación. Estos hicieron su caso público y presentaron una queja ante el Defensor del Pueblo. La entidad censuró lo ocurrido, solicitó la paralización de la expulsión y la creación de medidas para que «todas las personas, independientemente de su situación administrativa, puedan acudir a denunciar cualquier tipo de perjuicio sin miedo a que se les expulse».

La entidad niega rotundamente este modo de actuar de la policía, ya que provoca que las personas sin papeles «teman denunciar los abusos y propicia el incremento del racismo y su impunidad». Además, subrayan que la paralización nace, a su juicio, «después de la constante y contundente reacción ciudadana».