Un alcoyano, a juicio por estafar con células madre

EFE

valencia. La Audiencia Nacional juzga hoy a un alcoyano acusado de estafar con células madre del cordón umbilical para su conservación. Presuntamente cobraba entre 1.800 y 2.200 euros «fingiendo mantener una relación mercantil de almacenaje y conservación de las muestras con laboratorios» que, según la Fiscalía, no existía. Unas 400 familias se vieron perjudicadas y se enfrenta a nueve años de cárcel por ese delito y otro de falsificación de documento oficial. También a una multa de más de 8.000 euros y a indemnizar a los afectados con sumas que oscilan entre 2.250 y 240 euros.

Según el escrito de acusación, Raúl C. L., nacido desempeñó desde 2009 hasta febrero de 2011 «el cargo de agente comercial» de la empresa Stem Cell en España, «principalmente para la Comunitat Valenciana, Murcia y algunas zonas de Castilla La Mancha».

Contactaba con los servicios de ginecología de los hospitales de la zona citada y tras realizar charlas informativas con las pacientes interesadas, contrataba la crioconservación de las células madre obtenidas del cordón umbilical de los recién nacidos.

Posteriormente remitía las muestras al laboratorio MLB Medical Laboratories of Bonn, en Alemania, que se encargaba de almacenarlas. Pero tras ser despedido de la empresa, el acusado «continúo utilizando el nombre comercial de Stem Cell» y «aprovechando la credibilidad profesional que le otorgaba» esa, ya falsa, representación comercial, «creó la sociedad Representaciones Biomédicas Levante y las marcas comerciales Instituto Celular y Criocell». Así realizó numerosos contratos, pero ya con el gancho de laboratorios inexistentes.