Agresiones sexuales y robos disparan los delitos en verano en la Comunitat

Los investigados por una agresión sexual en Benidorm. / lp
Los investigados por una agresión sexual en Benidorm. / lp

La criminalidad se eleva casi un 20% en la época estival, un incremento tres veces superior al de España

J. A. MARRAHÍVALENCIA.

El verano es el tiempo del descanso, el reencuentro con la familia, las fiestas de los pueblos, la diversión y las playas llenas. Pero también es la época del año con mayor delincuencia. Los últimos balances trimestrales de criminalidad del Ministerio del Interior corrobora este incremento que se repite todos los años, aunque de manera mucho más acusada en la Comunitat Valenciana. El aumento de agresiones y abusos sexuales o los robos en viviendas y los hurtos son algunas de las conductas delictivas que elevan notablemente la criminalidad en esta epoca del año.

En plena alarma por el aumento de homicidios en Barcelona, analizamos la relación entre verano y delito. Con las cifras de 2018 (Interior todavía no cuenta con datos actualizados de este año), entre los meses de julio, agosto y septiembre en nuestra en la Comunitat se contabilizaron algo más de 65.000 delitos, casi 10.000 más que en el trimestre primaveral. En el periodo estival se cometen, en tierras valencianas, un 17% más de infracciones penales respecto al trimestre anterior y un 12% más comparado con la media de los trimestres del año.

Resulta muy llamativo que el incremento es casi tres veces superior al que se produce en España. En nuestro país crece la delincuencia en verano sólo un 6% con respecto al trimestre anterior y un 4% si lo comparamos con la media de delitos de los cuatro trimestres del año.

Menos autocontrol, fiestas, calor y consumo de alcohol, detonantes del aumento delictivo

Todos y cada uno de los 13 ítems delictivos que Interior analiza en sus balances van al alza en esta época del año en nuestra región. Los homicidios, por ejemplo, subieron un 80% al pasar de 5 en primavera a 9 en verano. Los intentos de asesinato crecen un 33%, al igual que las lesiones y reyertas.

Especialmente preocupante resulta ver cómo se disparan los delitos contra la libertad sexual, que pasan de 349 en el trimestre primaveral a 445 en verano. Las violaciones crecen un 32% con la llegada del periodo estival. También resulta muy significativo el aumento de los atracos casi un 30% o el de los hurtos, cuyo número asciende en una proporción similar.

¿Qué factores confluyen para explicar el aumento de la delincuencia en verano? Para el psicólogo y criminólogo Vicente Garrido, profesor de la Universitat de València (UV), «el verano supone pasar mayor tiempo en actividades donde una persona se relaciona con más gente fuera de su entorno habitual, de un contexto normativo estructurado como es el trabajo. A veces esa gente es desconocida y en situaciones de consumo de alcohol». Eso «favorece la aparición de disputas». En resumen, «llegamos a las manos con más facilidad».

El tiempo libre, de algún modo, favorece esa mayor tendencia hacia la violencia. «Las vacaciones suponen estar ausente del lugar de trabajo», ahonda Garrido. «Uno se siente más libre de obedecer una serie de normas que limitan la aparición de comportamientos violentos. Con el tiempo libre, las personas tienen más posibilidades de participar en esas interacciones sin restricciones normativas».

Pero hay más factores clave. Lo de 'a más calor más delitos' no es una leyenda sin base. Las altas temperaturas «están asociadas a una mayor irritabilidad y hay estudios en todo el mundo que así lo revelan» ahonda el experto. Según Garrido, «aparece una mayor dificultad para el autocontrol y, por tanto, se generan disputas con mayor facilidad y respuestas menos reflexivas».

Un estudio revela el riesgo de estafa en las reservas vacacionales

Casi el 17% de las personas que reservan sus vacaciones a través de internet han sido víctimas de estafas. Así lo revela un estudio realizado por S2 Grupo a través de una encuesta en hijosdigitales.es sobre ciberestafas y vacaciones. Algunos de los delitos más comunes son no cumplir con los requisitos o imágenes que se muestran en la página web o, sencillamente, publicitar alojamientos que no existen y se ofrecen como chollos a muy bajos precios. Según la empresa de seguridad informática, casi un 60% de los usuarios no tiene en cuenta utilizar webs que utilicen protocolos seguros para garantizar la protección de los datos que se introducen. Además, el 9,5% de los consultados piensa que si acceden a redes públicas desde el móvil no pueden ser víctimas de ciberdelincuentes.

Según alerta José Rosell, director de s2 Grupo, a la hora de reservar viajes 'online' hay que desconfiar de las páginas que ofrezcan chollos, que no muestren teléfono directo, que tengan muchos errores en el lenguaje o pidan que el pago se haga por transferencia».

Además de estos detonantes sociológicos existen otros que son puramente delictivos. Por ejemplo, una mayor actividad del tráfico de droga alentada, precisamente, por las fiestas o festivales o la mayor presencia de jóvenes dispuestos a consumir en zonas de veraneo. El delito de tráfico de estupefacientes asciende más de un 8% en los meses de verano en la Comunitat.

Además, las ciudades se llenan en verano de bandas especializadas en robos, tanto aquellos que se cometen en viviendas vacías por las ausencias de vacaciones como aquellos otros por acción de 'descuideros' a la caza de objetos valiosos de turistas. Basta una cifra para comprenderlo: en el último verano los robos en viviendas crecieron un 8% en el periodo estival.