Doce años de cárcel por abusos sexuales a su sobrina de seis años

Durante tres años, el condenado aprovechó que la menor se quedaba a su cuidado para realizarle tocamientos

EFESalamanca

La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a Y.A.Q.R., de 27 años y de nacionalidad colombiana, a 12 años de prisión por abusos sexuales a los que sometió durante tres años a su sobrina cuando ésta tenía 6 años en dos viviendas familiares que tenían en Salamanca.

Según ha publicado hoy La Gaceta de Salamanca, el máximo órgano judicial de la provincia salmantina considera como probado el testimonio de la menor, que ahora tiene 16 años, que relató durante la vista oral que el condenado se quedaba cuidándola y entonces lo aprovechaba para realizarle tocamientos y decirle «que no le dijera nada a nadie, que todo era normal y que esto quedaba entre los dos».

Ante esta declaración, y tras escuchar al condenado negando los hechos, la Audiencia Provincial ha asumido la petición de pena que realizó la Fiscalía salmantina, de 12 años de prisión. Además, Y.A.Q.R., que en 2014 ya fue condenado a una pena de un año y dos meses de prisión por otro delito de agresión sexual, tendrá que indemnizar a la menor, en concepto de daños morales, con 150.000 euros.

La pequeña, que ahora tiene 16 años, y su tío compartieron entre los años 2008 y 2013 dos viviendas en Salamanca, con la madre adoptiva del acusado y con los padres de la pequeña.

A partir de 2013 los abusos terminaron porque el agresor y víctima se separaron al irse a vivir cada uno a ciudades diferentes y perdieron el contacto. Cuando la menor vivía ya fuera de la Península, a mediados del año 2015, ella misma dio a conocer los abusos a sus familiares que interpusieron la denuncia en el mes de julio de ese año.

Otro condenado por abusar de su sobrina y la hija de unos amigos

Por otro lado, el Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena a diez años de prisión a un hombre de 52 años que abuso sexualmente de dos niñas, sobrina e hija de unos amigos, respectivamente, de manera reiterada y aprovechándose de la relación familiar, la vecindad y la amistad con las víctimas. Una de las menores, de cuatro años, llegó a contarle lo que le estaban haciendo a su tía pero ella no le creyó «pensando que eran invenciones de ellas», según recogen los hechos probados de la sentencia.

El Alto Tribunal desestima el recurso de casación interpuesto por el procesado y ratifica en todos sus pronunciamientos el fallo de la Audiencia Provincial de Almería, que le impuso dos penas de cinco años y un día de prisión como autor de sendos delitos continuados de abuso sexual, agravado por la minoría de edad y el prevalimiento.

Al margen de la pena privativa de libertad, el hombre fue condenado a 12 años de libertad vigilada con prohibición de acercarse a las víctimas a menos de 200 metros y al pago de indemnizaciones por un montante total de 18.000 euros.

Según indica la sentencia, el procesado abusó sexualmente de su sobrina de cuatro años y de la hija de siete años de unos amigos. Aprovechaba cuando las menores estaban con él, bien en su casa o en sus propios domicilios, decía que iban a jugar y se las llevaba a habitaciones para cometer los hechos delictivos.

Solía valerse, asimismo, de distracciones y el tribunal remarca que los abusos se desarrollaron de forma progresiva y fueron aumentando en intensidad. Las víctimas padecen emociones de incomodidad, vergüenza y malestar al relatar los hechos, percepción negativa de los mismos y de la conducta del acusado, incomprensión hacia la vivencia y rechazo a mantener contacto con él.

 

Fotos

Vídeos