Una paciente intenta estrangular a su médica en Tavernes de la Valldigna

Gente en las inmediaciones del Centro de Salud de Tavernes. :: lp/
Gente en las inmediaciones del Centro de Salud de Tavernes. :: lp

El juez dicta una orden de alejamiento tras la brutal agresión en Urgencias y la doctora se trasladará a otro consultorio cuando reciba el alta

YENTHEL DE LA TORRE TAVERNES

Lo que era una noche más de trabajo se convirtió para la doctora M.M. en una pesadilla. La médica residente estaba realizando durante la madrugada del 11 de agosto una de sus guardias en el Centro de Salud de Tavernes de la Valldigna cuando fue brutalmente agredida por una de sus pacientes de urgencias. Hasta tal punto que intentó estrangular presuntamente con el estetoscopio que utilizan los profesionales para auscultar.

La víctima, que actualmente se recupera de sus heridas en su casa, relató los hechos: «Primero subió el tono de voz, luego comenzó a insultarme y después me dio un puñetazo, me tiró al suelo y empezó a estrangularme con el estetoscopio».

La facultativa, de 27 años y residente de último año en la especialidad de medicina familiar y comunitaria, aseguró que la paciente suele acudir a urgencias siempre por el mismo tema, el dolor de muelas.

«Le dábamos tratamiento y la citábamos con su médico de cabecera en los días posteriores, pero ella nunca acudía a la consulta, sólo a urgencias». El día del incidente la mujer fue al centro de salud a las 23 horas, donde M.M la atendió y le suministró varios calmantes.

«Le recomendé, una vez más, que fuera a su médico de cabecera al día siguiente». Sin embargo, a las cuatro de la madrugada la paciente acudió de nuevo quejándose del dolor. «Le expliqué que no podía suministrarle más calmantes. Le expuse otras alternativas, pero no hizo caso y empezó a tener un comportamiento violento».

Al ver esta actitud, la residente le pidió que esperara fuera a que le atendiera otro compañero. «Le dije, después de sus insultos y sus desprecios, que me dejara la puerta abierta, ella me la cerró de un portazo y de malas maneras. Pedí a la celadora que llamara a la Guardia Civil».

Desafortunadamente, el caso fue a más. La médica salió al pasillo pensando que los guardias estaban avisados. Fue entonces cuando la paciente le agredió brutalmente por la espalda. «Me amenazó de muerte y me dijo que esto no iba a quedar así, que iría a por mí. Después se fue corriendo al coche y huyó», señaló. Justo en ese momento llegó la Guardia Civil.

La profesional actualmente se encuentra de baja laboral con un esguince cervical y padece ansiedad. El juez ha interpuesto una orden de alejamiento y M. M. va a cambiar de centro de salud, según el abogado de la facultativa. La paciente, de 24 años, cuenta con antecedentes policiales por agresiones, según el letrado, quien subrayó que se ha realizado un juicio rápido, pero aún no está la sentencia. El profesional agregó que hay diligencias por dos delitos, uno de atentado y otro de lesiones. Este verano se han producido cuatro agresiones de este tipo en la provincia de Valencia que se están tramitando.