La policía recoge 1.400 kilos de objetos robados junto al mercadillo del Cabanyal

La policía recoge 1.400 kilos de objetos robados junto al mercadillo del Cabanyal

Una docena de agentes rodearon la plaza Lorenzo de la Flor y provocaron la huida de los vendedores

P. M.

Pasaban veinte minutos de las nueve de la mañana cuando la Policía Local rodeó ayer la plaza Lorenzo de la Flor y un tramo de la calle Escalante, en el barrio del Cabanyal. El objetivo de la docena de agentes era una operación contra la venta ambulante ilegal junto al mercadillo semanal, donde los vendedores con licencia ya tenían instalados todos los puestos.

Fue llegar la policía e iniciarse una estampida de los vendedores sin licencia o que directamente ofrecen productos robados. Toda la mercancía quedó esparcida en el suelo y fue cargada en un camión para su traslado al vertedero o centros de beneficencia, dependiendo del tipo de producto en cuestión.

La concejal de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, indicó que el motivo de la operación es acabar lo antes posible con esta práctica, donde se aprovecha la presencia del mercadillo legal para ocupar calles y plazas aledañas con todo tipo de mercancía. El recuento de ayer se eleva a más de 1.400 kilos de productos.

La que más pesa es la ropa y los zapatos, que se estimaron en 1.200 kilogramos. La relación sigue con perfumes y cremas, limones, plátanos, comida enlatada de todo tipo, naranjas, zapatillas, ropa interior, cedés, paquetes de tabaco y hasta ocho polos de marca falsificada.

Cuando acabaron los agentes, fue el turno de los servicios de limpieza, que acabaron retirando los últimos restos de basura de las calles. La iniciativa llega precisamente cuando se cumplía el primer aniversario de la firma por parte de todos los partidos con representación en el Ayuntamiento, menos el PP, de una manifiesto promovido por la asociación de vecinos y Salvem el Cabanyal en favor de la recuperación de este barrio del Marítimo. Gómez comentó que «los vecinos deben saber que reforzamos los servicios y medidas de control», en referencia a actuaciones como la de ayer en el mercadillo ilegal.

El Ayuntamiento está a la espera de la aprobación definitiva de las normas transitorias para el Cabanyal, un trámite que debe cumplir la Generalitat, además de que se ponga en marcha el plan de subvenciones para restaurar viviendas y locales, entre otras medidas. Pero la degradación del barrio continúa y el concejal del grupo popular Alfonso Novo achacó la paralización en que se encuentra el Cabanyal y el Canyamelar a «la política efectista y de postureo del tripartito, con el beneplácito de Ciudadanos, que después de casi un año de gestión en el Ayuntamiento no ha llevado a cabo ninguna actuación en el barrio, dejándolo peor que estaba porque ahora no tiene ni planeamiento».

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, criticó al alcalde Joan Ribó porque «cuando se cumple un año de la firma del manifiesto del Cabanyal, el barrio no ha experimentado ningún cambio y no ha implantado medidas para la reactivación económica».

Fotos

Vídeos