Un interno muy peligroso lesiona a tres funcionarios en la cárcel de Picassent

Instalaciones del centro penitenciario de Picassent. :: irene marsilla/
Instalaciones del centro penitenciario de Picassent. :: irene marsilla

Otros tres reclusos del centro penitenciario protagonizaron a la vez un incidente grave en el mismo módulo

J. MOLANO VALENCIA.

Un interno del centro penitenciario de Picassent, catalogado como muy peligroso, agredió a tres funcionarios de la prisión mientras era trasladado a la enfermería del centro. Los golpes propinados por el recluso provocaron a los trabajadores heridas de diversa consideración. Dos de ellos se encuentran de baja laboral tras el incidente. Además, otros tres presos protagonizaron un plante -negativa a acatar las órdenes de los funcionarios- aprovechando la situación.

La Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) denunció ayer los hechos ocurridos durante la tarde del pasado viernes 21 de agosto en el módulo 19 de la Unidad de Preventivos de la cárcel de Picassent. El sector alberga a los reclusos más peligrosos -en primer grado- y que han protagonizado incidentes muy graves durante su estancia en prisión, tales como agresiones a funcionarios y a otros internos.

J. A. M. C. es uno de ellos, presenta un alto grado de inadaptación al régimen penitenciario y lo demostró una vez más. Según relató Acaip, se encontraba en un patio del módulo cuando comenzó a propinar patadas y puñetazos a los cristales de las ventanas del mismo hasta romperlos, provocándose cortes en ambos brazos. Empezó a sangrar, por lo que tuvo que ser trasladado a la enfermería. Durante el trayecto a la sala de curas el interno les dio toda clase de golpes a los funcionarios y al jefe de servicio. Éstos lograron sujetarle a duras penas. Dada la falta de condiciones del departamento para albergar a ese tipo de internos, fue necesario trasladarle a otro módulo, curiosamente con menos medidas de seguridad.

Para efectuar el traslado era necesario atravesar una sala de estar en la que se encontraban otros cuatro reclusos. En ese momento, tres de ellos comenzaron a insultar a los funcionarios, les arrojaron todo tipo de objetos y bloquearon la puerta de acceso. Después de varios intentos, los trabajadores lograron entrar en la sala y resolver la situación, no sin resultar heridos de diversa consideración.

Desde Acaip manifestaron que la cárcel de Picassent no está preparada para albergar a este tipo de reclusos, ya que carece de las medidas de seguridad suficientes y catalogaron de «auténtica chapuza» las últimas reformas en la Unidad de Preventivos. Aseguraron también que los hechos «no se hubieran producido en un centro más moderno y con una estructura diferente».