Desmantelan dos cultivos de interior de marihuana y detiene a seis personas en Xirivella

En ambos casos se desprendía un fuerte olor, perceptible desde el exterior

EUROPA PRESSVALENCIA

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad valenciana Xirivella, en dos operaciones distintas, a cinco hombres de entre 18 y 38 años, y una mujer de 29, todos de origen español, como presuntos autores de un delito contra la salud pública. Asimismo, ha desmantelado dos laboratorios de cultivo de interior de marihuana, en los que ha intervenido casi doce kilos de esta sustancia, cuatro transformadores, dos temporizadores, fertilizantes y otros efectos, según ha informado en un comunicado.

Las investigaciones se iniciaron a mediados de noviembre, al tener conocimiento los policías que de un piso de Xirivella salía un fuerte olor a marihuana, por lo que se dirigieron a él y observaron que la puerta se encontraba abierta, así como que la cerradura estaba fracturada, y salía un fuerte olor a sustancia estupefaciente.

Al encontrarse la puerta abierta, los agentes vieron en el pasillo de la vivienda varias plantas de, al parecer, marihuana, por lo que accedieron y comprobaron que en el interior había una gran cantidad de plantas, a la vez que escucharon ruidos que provenían de una habitación, en la que localizaron en su interior a dos hombres.

Los agentes tras realizar diversas gestiones detuvieron a los dos hombres, de 30 y 37 años, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, e intervinieron 70 plantas y una caja con cogollos de, al parecer, marihuana, con un peso de 9.630 gramos.

Segunda operación

Por otra parte, los policías tuvieron conocimiento a finales del mes de noviembre que en un piso de Xirivella podría haber una plantación indoor de marihuana, por lo que se dirigieron al lugar, y comprobaron que desde un domicilio salía un fuerte olor a dicha sustancia.

Los agentes averiguaron la identidad de los moradores de la vivienda, una mujer de 29 años y un hombre de 38, y establecieron un dispositivo de vigilancia en torno al domicilio. Durante la vigilancia observaron a dos jóvenes en la puerta del portal en actitud vigilante, y tras una conversación uno de ellos sacó unas llaves y accedieron al interior.

Instantes después, ambos jóvenes salieron, cargando uno de ellos una bolsa llena de cables y el otro un foco y una bolsa que desprendía un fuerte olor, al parecer, a marihuana, por lo que los agentes les dieron el alto a la vez que se identificaron como policías.

Los investigadores comprobaron que en una de las bolsas llevaban cuatro transformadores, dos temporizadores y un alargador, y en la otra varias ramas cogolladas de, al parecer, marihuana. Los agentes averiguaron que estos dos jóvenes habían arrojado otros efectos en un contenedor de basuras de la calle del domicilio, y que podrían haber guardando más efectos en un trastero.

Tras inspeccionar el contenedor, los policías localizaron 18 macetas, 15 botes de fertilizantes, dos focos, seis conmutadores o automáticos y cinta adhesiva, seguidamente se dirigieron al trastero donde localizaron tres bolsas que contenían cogollos y ramas con cogollos y hojas de, al parecer, marihuana, motivo por el que los sospechosos, de 18 y 20 años, fueron arrestados por un delito contra la salud pública. El peso total de la sustancia estupefaciente ascendió a 2.330 gramos.

Continuando con las investigaciones, los agentes localizaron el martes a los moradores del piso, un hombre y una mujer, y los detuvieron como presuntos autores de un delito contra la salud pública.

Los arrestados, cuatro de ellos con antecedentes policiales, fueron puestos en libertad tras ser oídos en declaración, siendo advertidos de la obligación de comparecer ante la Autoridad Judicial cuando para ello sean requeridos.

 

Fotos

Vídeos