La Fiscalía cita al presidente de Bebés Robados para explicar el archivo de casos

La responsable de Menores y mandos policiales también participarán en el encuentro de la próxima semana

A. RALLO VALENCIA.

La Fiscalía de Valencia se reunirá el próximo martes con el presidente nacional de Bebés Robados, Enrique Vila, para explicarle por qué han archivado la mayoría de las denuncias presentadas por supuestos afectados de la trama de compraventa de recién nacidos.

El letrado solicitó hace algo más de una semana un encuentro con la fiscal jefa de Valencia, Teresa Gisbert. El abogado adelantó que si las explicaciones no le convencían presentaría una querella por prevaricación contra Gisbert.

Al encuentro, además, asistirán otros responsables que han tenido un papel clave en la investigación de estos asuntos. Por ejemplo, la fiscal delegada de Menores para la Comunitat Valenciana, Gema García, cuya sección ha llevado todas las denuncias de este tipo.

También está prevista la participación de representantes de la Policía Judicial y del grupo policial de menores (Grume), según informó la agencia EFE.

El letrado criticó duramente la labor de la Fiscalía en estas investigaciones. En algún caso, llegó a decir que su trabajo había sido «vergonzoso». La Fiscalía de Valencia respondió con inmediatez y contundencia a las recriminaciones y arremetió contra el presidente de la citada asociación.

El Ministerio Público sostuvo, en un comunicado, que la labor de los responsables había sido encomiable «hasta el punto de agotar todas las posibilidades de investigación». Además, expuso que los afectados, si no habían quedado satisfechos con el trabajo del fiscal, siempre podían acudir directamente a cualquier juzgado.

La Fiscalía, tal y como ya informó LAS PROVINCIAS, ha archivado el 80% de las denuncias que se han presentado. Existen tres elementos comunes que, según los responsables, justifica el carpetazo a las investigaciones. Uno, sin duda el principal, es la falta de pruebas en las numerosas denuncias. En otros, en los que en principio sí se observaron indicios, las pruebas de ADN no los corroboraron. Y hay un pequeño porcentaje de casos en los que los presuntos autores de los hechos han fallecido.