Da la vuelta a España en bici y recoge media tonelada de basura

El valenciano recorre España desde el 14 de julio./Facebook Miss Pachamama
El valenciano recorre España desde el 14 de julio. / Facebook Miss Pachamama

Rafael Sanchis ha realizado más de 4.500 kilómetros en bicicleta y regresa a Valencia el 15 de diciembre, donde ha preparado una actividad para concienciar sobre el consumo responsable de plásticos

ANA CORTÉS

Alimento o perdón. Si debían pedirlos, los incas se dirigían siempre a la Pachamama. Esta deidad precolombina era el máximo referente religioso, representaba a la madre tierra y protegía o destrozaba las cosechas. En esta leyenda mitológica no existe la cantidad ingente de residuos plásticos que contaminan España, tal y como lo ha documentado Rafael Sanchis en su proyecto Miss Pachamama.

Más información

El valenciano quería saber qué grado de contaminación sufre España, por lo que emprendió un viaje en bicicleta de más de 4.500 kilómetros para mostrar su experiencia y retirar el plástico que encontrara en el camino. Desde el 14 de julio ha retirado más de una tonelada de basura en el litoral e interior. Desde tapones y chanclas, hasta persianas completas, tapas de inodoro, bolsas de pipas con fecha de consumo preferente fijado en 1997 o incluso un pupitre infantil.

Valencia fue su punto de salida y también de llegada. El 15 de diciembre regresa a la Comunitat tras cinco meses y ha preparado una recogida para promover que la sociedad reduzca su consumo de plástico, tantas veces innecesario, como los envases de frutas y verduras o las pajitas.

La playa de Pinedo es el lugar previsto para la actividad, que dará comienzo a las 10 horas. A continuación, se iniciará una marcha ciclista desde la playa hasta las Torres de Serrano.

Esta aventura comenzó cuando bordeaba en kayak la isla de Ibiza. Un turista alemán recogía restos de basura en una de las playas y decidió hacer lo mismo. No se había alejado demasiado de la costa cuando ya había llenado toda la embarcación de basura. Reconoce que su acción es minúscula, pero Sanchis es un gran ejemplo de civismo.