La visión de ondas gravitacionales en el universo abre una nueva era

Representación de las ondas gravitacionales. / r. c.
Representación de las ondas gravitacionales. / r. c.

El hallazgo, en el que participa la Universitat de València, permitirá conocer datos sobre fusión de estrellas

LUIS ALFONSO GÁMEZ MADRID.

Estamos hechos de polvo de estrellas, como contaba el astrofísico Carl Sagan en la serie de televisión 'Cosmos'. Según un estudio publicado en enero, hasta el 97% de los elementos químicos de nuestro cuerpo se cocinaron en estrellas que al morir en explosiones los diseminaron por el espacio. Luego, esos elementos pasaron a formar planetas y, en el caso de la Tierra, seres vivos. Ahora, gracias a la observación de un fenómeno antes nunca visto, los científicos han descubierto que gran parte de los elementos de nuestro cuerpo más pesados que el hierro -como el plomo y el oro- se produjeron en colisiones de estrellas de neutrones. «Por lo menos, la mitad», apunta Alberto Castro-Tirado, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). Es uno de los hallazgos derivados de la observación por primera vez a través de las ondas gravitacionales y la luz de la fusión de dos estrellas de neutrones, un hito en el que han participado más de tres millares de científicos que inaugura una nueva era en la observación del Universo.

El logro -del que dan cuenta artículos en las revistas 'Physical Review Letters', 'Science', 'Nature', 'Nature Astronomy' y 'Astrophysical Journal Letters'- se hizo ayer público en ruedas de prensa simultáneas en Washington, Madrid, París y Garching (Alemania), entre otras ciudades. La aportación española ha incluido a investigadores del IAA-CSIC -como Castro-Tirado-, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y del INTA en el espectro electromagnético y a científicos de la Universtitat de València, como José Antonio Font, y de universidad de las Islas Baleares en lo que respecta a las ondas gravitacionales. El rumor de un 'notición' circulaba desde hace días entre los astrofísicos, pero tanto las revistas científicas como los investigadores implicados han puesto especial celo en guardar el secreto de lo que se considera un avance histórico: la visión simultánea en ondas gravitacionales y radiación electromagnética del choque de dos estrellas de neutrones en una galaxia cercana.

Fotos

Vídeos