El virus del Nilo Occidental, última amenaza que llega a través de los mosquitos

El virus del Nilo Occidental, última amenaza que llega a través de los mosquitos

La enfermedad carece de vacuna y acabó con la vida de tres personas en Grecia

EFE/LAS PROVINCIAS

Tres personas, entre 70 y 80 años, han muerto en Grecia en las últimas 48 horas tras ser infectadas con el Virus del Nilo Occidental, según ha informado el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Grecia (KEELPNO) en un comunicado. Esta enfermedad se trasmite a través del mosquito del género «Culex».

La mayoría de las personas que lo contraen no suelen tener síntomas o presentan síntomas leves, pero si el virus entra en el cerebro puede ser mortal al causar meningitis, encefalitis, y otras patologías cerebrales. Desde el comienzo de la temporada de mosquitos se han registrado un total de 60 infecciones, según KEELPNO. De este total, 48 personas sufrieron graves trastornos encefálicos y meningitis.

Origen del virus

Este virus lo padecen algunas aves y se propaga a través de los mosquitos que pican a los especímenes infectados. Cuando sufrimos una de estas picaduras, el mosquito puede transmitir el virus, que se puede multiplicar y causar la enfermedad.

El virus se descubrió en una persona por primera vez en 1937 en el distrito del Nilo Occidental en Uganda, y de ahí su nombre. 16 años después se identificó la enfermedad en las aves de la zona. Han habido casos de infectados humanos en diferentes partes del mundo, en 1999 estalló un brote en Nueva York que se propagó por todo el país.

Síntomas

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), en el 80% de los infectados, el virus carece de síntomas, mientras que en el resto puede causar la fiebre del Nilo Occidental u otras afecciones graves.

Esta fiebre se caracteriza por causar, además de alta temperatura, dolores corporales y de cabeza, naúseas y vómitos, cansancio e incluso erupciones cutáneas.

Si deriva en una enfermedad neuroinvasora como es el caso de la encefalitis o la meningitis del Nilo Occidental, los síntomas son dolores de cabeza, fiebre elevada, convulsiones e incluso coma o parálisis. La OMS recuerda que solo una de cada 150 infectados deriva a estas enfermedades.

El grupo más vulnerable al virus son los mayores de 50 años y las personas con inmunodeficiencia, como los pacientes de transplantes, aunque puede presentarse en cualquiera edad.

Prevención

No existe una vacuna, por lo que para reducir el riesgo de contagio debemos concienciarnos acerca de los factores de riesgo. En primer lugar, la primera medida es protegerse contra los mosquitos a través de repelentes y el uso de mosquiteras, entre otros.

Por otro lado, se ha de reducir el riesgo de transmisión de animales a seres humanos usando guantes y ropa protectora cuando tratamos con animales enfermos.

Fotos

Vídeos