La inglesa que se quejó de los españoles en Benidorm: «Me llaman racista y no es verdad»

Freda Jackson con la denuncia que presentó contra la agencia de viajes./Lancashire Telegraph / SWNS.com)
Freda Jackson con la denuncia que presentó contra la agencia de viajes. / Lancashire Telegraph / SWNS.com)

La británica jubilada asegura que sus declaraciones se sacaron de contexto e incide en que sus vacaciones en Alicante fueron «un desastre»

LAS PROVINCIAS

La británica jubilada que se quejó hace unos días de que en su hotel de Benidorm hubiera muchos españoles y pidió que se marcharan a otro lugar de vacaciones porque habían arruinado las suyas, ha vuelto a hablar. Freda Jackson, de 81 años, ha vuelto a conceder una entrevista al tabloide británico Mirror, para matizar sus palabras después del revuelo ocasionado.

La mujer, acompañada por su nieta, se mostró muy molesta por la «repugnante» cobertura que realizó el citado medio sobre su denuncia y quiso dejar claro que sus declaraciones fueron «sacadas de contexto». Freda afirmó que nunca había dicho que los turistas españoles debían marcharse a otro sitio a pasar sus vacaciones en la costa alicantina, sino que su queja iba dirigida a que en el hotel donde se hospedó, el Poseidón Playa, no se atendía a los británicos. «Personas que no me conocen de nada me llaman racista y eso no es cierto», apostilló.

Más sobre la turista británica de Benidorm

«Me dieron un hotel en el casco viejo de la ciudad, lejos de todo, cuando había pedido alojamiento cerca de las tiendas, en la zona nueva de Benidorm», señaló la anciana, recalcando que su denuncia va dirigida exclusivamente hacia la agencia Thomas Cook, que organizó su viaje. Unas vacaciones que le costaron 1.260 euros, dinero que tuvo que financiar durante 12 meses para poder costearse su tiempo de relax.

La nieta de Freda, Lyndsey, también quiso dar su opinión sobre todo lo ocurrido en torno a su abuela. Desde su punto de vista se le ha «maltratado por todo el mundo». «Ella no es para nada racista y nunca dijo que los españoles debían irse a otra parte o que había muchos españoles en Benidorm», sentenció. Lyndsey aseveró que la situación que atraviesan no es buena ya que se están viendo atacadas «por todas partes», tanto que incluso señala que han recibido amenazas y burlas, unos comportamientos que repudia y que considera «injustos».

Fotos

Vídeos