Quién fue San Antonio, sus tres milagros y por qué siempre sostiene al niño Jesús

Quién fue San Antonio, sus tres milagros y por qué siempre sostiene al niño Jesús

Predicador y teólogo portugués, vivió en el siglo XIII y es uno de los santos católicos más populares

LP.ESVALENCIA

Antonio de Padua, también conocido como san Antonio de Lisboa (Lisboa, Reino de Portugal 1191 a 1195-Padua, 13 de junio de 1231), fue un sacerdote de la Orden Franciscana, predicador y teólogo portugués, venerado como santo y doctor de la Iglesia por el catolicismo. Es uno de los santos católicos más populares y su culto se encuentra extendido universalmente. Su festividad se celebra el 13 de junio.

San Antonio de Padua y otros santos que se celebran el 13 de junio

En la fiesta de Pentecostés de 1221 Antonio participó junto con unos 3000 frailes del Capítulo general de Asís, el más multitudinario de los llamados Capítulos de las esteras, nombre que recibió en razón de que muchos de los frailes ahí reunidos tuvieron que dormir en esteras. Allí vio y escuchó en persona a san Francisco. Una vez concluida la reunión, Antonio solicitó a fray Graziano, provincial de Romaña, que lo tomara consigo para que le impartiese los primeros rudimentos de la fe espiritual.

Su capacidad de prédica era proverbial, al punto de ser llamado «Arca del Testamento» por Gregorio IX. Las citas bíblicas en los Sermones dominicales y Sermones festivi —ambas obras de su autoría acreditada— superaron el número de seis mil, lo que supone un nivel de conocimiento escolástico que justifica el título específico que se le adjudicó, doctor evangélico.​ Sus predicaciones —en particular la de la Cuaresma de 1231— alcanzaron un éxito notable.

Antonio de Padua fue el segundo santo más rápidamente canonizado por la Iglesia, tras san Pedro Mártir de Verona. Estos son algunos de sus muchos milagros y, probablemente los más conocidos:

La visita del Niño Jesús

El Niño Jesús le hizo una visita cuando éste era aún un fraile, y se encontraba rezando en su habitación solo. Es por ello que las imágenes de San Antonio de Padua se retratan sosteniendo al Niño Jesús.

La mula se arrodilló ante la Eucaristía

San Antonio de Padua, en una discusión con un hereje, fue desafiado a demostrar la presencia de Jesús en la Eucaristía. Para ello, pusieron a una mula por ayuno, para que cuando fueran a liberarla, ésta escogiera entre el alimento y la adoración de Jesús. Llegado el momento, el animal dejó de lado el heno para inclinarse ante la presencia de Dios, lo cual dejó impresionada a la multitud.

Techo contra las tormentas

La popularidad de sus predicaciones llamaba a grandes cantidades de seguidores, por ello, en una ocasión, la iglesia donde se encontraban no era lugar suficiente para todos, por lo que decidieron llevarla a cabo al aire libre. De pronto, el cielo amenazó con una terrible tormenta que comenzó a ahuyentar a los feligreses, pero el santo los llamó y les prometió que no se mojarían, y así, efectivamente, la tormenta cayó alrededor de ellos, permaneciendo secos todos los presentes.