Quirónsalud Valencia

El Síndrome del Túnel Carpiano presenta una mayor incidencia en mujeres de entre cuarenta y sesenta años

Suele presentarse como una sensación de adormecimiento, hormigueo y entumecimiento en la palma de la mano y en los dedos.
EXTRA

El Síndrome del Túnel Carpiano es una de las patologías más frecuentes entre los trabajadores que desarrollan tareas relacionadas con esfuerzos manuales y movimientos repetitivos del miembro superior y que afecta al 3% de la población, principalmente mujeres de entre cuarenta y sesenta años. «Esta neuropatía», destaca el doctor Vicente Carratalá, jefe de la Unidad de Mano y Miembro Superior del Hospital Quirónsalud Valencia, «ocurre cuando el nervio mediano que abarca desde el antebrazo hasta la mano sufre presión a la altura de la muñeca. Este trastorno es muy frecuente en personas que desarrollan actividades que requieren la flexión y la extensión de manera repetitiva principalmente de la muñeca como las tareas del hogar, trabajos en cadenas de montaje, carpinteros, pintores o un uso prolongado del ratón del ordenador».

Entre los síntomas que presenta el Síndrome de Túnel Carpiano, el doctor Luís Sánchez Navas, jefe de la Unidad de Mano y Miembro Superior de Quirónsalud Alicante, destaca « la sensación de adormecimiento, hormigueo y entumecimiento en la palma de la mano y en los dedos gordo, índice y grande, que muy frecuentemente se agravan por la noche llevando al paciente a sacar la mano de entre las sábanas y agitarla, buscando alivio. Con el agravamiento de la compresión del Nervio Mediano estos síntomas se hacen más intensos y comienza a aparecer una sensación de torpeza y falta de fuerza al realizar gestos de pinza, debido a una atrofia de los músculos dependientes de este nervio».

Una de las peculiaridades de esta patología es el retraso en su diagnóstico, ya que como nos explica el doctor Sánchez Navas, «los pacientes tienden a asumir sus síntomas, el estudio electromiográfico suele tardar mucho en realizarse, y los resultados del mismo no siempre mantienen una buena relación con la intensidad de los síntomas clínicos. Siendo que, por todo ello, los pacientes acuden al especialista en casos ya severos, obteniéndose unos resultados quirúrgicos más lentos y menos satisfactorios, dado que el nervio debe recuperarse de una compresión severa y prolongada.»

Uno de los grandes avances en el tratamiento de esta neuropatía ha sido el abordaje mediante la técnicas mínimamente invasivas, incluyendo las endoscópicas, pudiendo liberar el nervio en todo su recorrido en la muñeca con una incisión de apenas un centímetro y con una mínima afectación de las partes blandas, lo que posibilita un postoperatorio menos molesto, con mínimo dolor y una movilidad casi inmediata. Como nos explica el Dr. Vicente Carratalá, «esta novedosa técnica supone un gran avance en la cirugía de este tipo de patología frente a la cirugía tradicional, cuyo procedimiento requería una incisión mayor en la palma de la mano con una mayor afectación de las partes blandas y mayor tiempo de recuperación por el dolor que este abordaje ocasiona.»

Referentes en el tratamiento de lesiones de mano y miembro superior

Las Unidades de Mano y Miembro Superior de Quirónsalud Alicante y Valencia, cuenta con expertos en técnicas minimamente invasivas para el tratamiento de las lesiones articulares, como es la artroscopia, tanto de muñeca y mano, incluyendo la rizartrosis o artrosis de la base del pulgar, codo y de hombro, lo que permite un tratamiento óptimo y preciso de las lesiones ligamentosas y tendinosas que puedan aparecer. También son especialistas en terapias regenerativas como la infiltración ecoguiada de factores plaquetarios de crecimiento en las lesiones tendinosas y musculares.

La artroscopia es una técnica que permite el tratamiento de las lesiones articulares con la ayuda de una cámara y unas incisiones mínimas. Esto tiene la gran ventaja al poder explorar la articulación en su totalidad, sin depender del campo limitado que se obtiene con la cirugía abierta convencional, trabajar con magnificación y disponer de materiales e implantes de última gama, que permiten tratar la lesión de forma muy precisa sin la necesidad de una cirugía agresiva o con grandes incisiones. Esto es muy beneficioso para la posterior recuperación del paciente. Además, el hecho de trabajar de forma conjunta y coordinada entre traumatólogos, rehabilitadores y fisioterapeutas, tanto si la lesión requiere cirugía o no, aporta una gran ventaja la recuperación precoz de las lesiones.