Seguramente comes mal los plátanos y no lo sabes

Seguramente comes mal los plátanos y no lo sabes

Las hebras contienen buena parte de esta fruta

M. C. V. Valencia

Desayuno, postre, merienda, snack o incluso cena. El plátano es una fruta muy completa a nivel nutricional y una de las más apreciadas por los consumidores. El hecho de que sea tan sencilla de transportar y de pelar hace que además sea una opción fácil para tener a mano. Sin embargo, la mayoría de la gente no sabe comerlo para sacarle al máximo la sustancia alimenticia ya que, normalmente, una vez pelado se le retiran las hebras antes de hincarle el diente y eso es un error.

¿Por qué no hay que quitarle las hebras al plátano? Los paquetes de floema, que así se llaman estas incómodas partes de esta fruta, son los tubos conductores por los que circulan los nutrientes. Por ello la recorren desde el incio al final, a modo de venas y arterias. Además, investigadores del del Dole Nutrition Institut han desvelado que estos hilos tienen una mayor concentración de fibra, lo que es muy beneficioso para el organismo.

Científicos y deportistas de élite ingieren plátanos de distinta forma. / LP

Además, estas hebras ayudan a saber si la fruta está lista para comer: si los nutrientes aún no se han distribuido a lo largo de la fruta, los floemas permanecen más apretados y, por lo tanto, el plátano aún no está maduro. Por ello, en las piezas maduras los hilos se pueden retirar con facilidad.

Y, puestos a comernos el plátano al completo, conviene saber que la piel del plátano contiene dos pontentes antioxidantes, polifenoles y carotenoides, además de vitaminas B6 y B12, magnesio, potasio, fibra y proteínas, según un estudio publicado en 2011 en el Journal of Applied Biochemistry and Biotechnology.

Propiedades y beneficios

El plátano contiene azúcares simples (glucosa, dextrosa y sacarosa) que se transforman en energía inmediata. Su contenido proteico es discreto, la presencia de grasas casi nula y no tiene colesterol. Es una fruta muy rica en potasio y magnesio, vitaminas B y C y ácido fólico y escaso contenido en sodio.

El consumo de esta fruta se recomienda especialmente en casos de anemia o fatiga, tensión arterial alta, estreñimiento, acidez y ardoz de estómago, enfermos de artritis y gota, nefritis y cálculos renales.

El plátano más famoso del arte.
El plátano más famoso del arte.

Vacunas y salud

Alimentación