Fisioterapia para curar el síndrome del túnel carpiano

Fisioterapia para curar el síndrome del túnel carpiano

Más eficaz que la cirugía a corto plazo, la terapia de relajación y tratamiento de las zonas anatómicas relacionadas con el nervio mediano produce una mejora comparable a la intervención un año después

REDACCIÓNmadrid

Un programa de fisioterapia aplicado en pacientes con síndrome del túnel de carpo, puede ser tan eficaz como la cirugía, según un estudio realizado por el grupo de fisioterapia de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), que comparó la efectividad a corto, medio y largo plazo de tratamiento de fisioterapia (3 sesiones de tratamiento) frente a la cirugía de liberación del nervio mediano en la mejora del dolor, función, y discapacidad.

«El síndrome del túnel de carpo es un conjunto de síntomas en la mano que se relacionan con dolor y hormigueo, sobre todo en los tres primeros dedos de la mano, pulgar, índice y corazón, y generalmente aumenta por la noche», refiere el investigador César Fernández de las Peñas, autor principal del estudio y director del Departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física de la URJC. «Las personas que padecen estos síntomas tienen que sacudir mucho las manos para despertarlas porque se les quedan dormidas e incluso se les llegan a caer objetos, ya que con el paso del tiempo se pierde fuerza y se puede desarrollar atrofia porque se pierde la musculatura de las manos».

El ensayo clínico se hizo con una muestra de 120 pacientes del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, quienes se distribuyeron en un grupo de fisioterapia, que recibió el programa basado en la modulación del dolor, y otro de cirugía. Las variables estuvieron relacionadas con el dolor, la discapacidad y la funcionalidad, se midieron antes del tratamiento, al mes, 3, 6 y 12 meses tras la finalización del mismo. «El grupo de fisioterapia recibió tres sesiones, una semanal, donde se aplicaron técnicas

dirigidas a la relajación y tratamiento de las zonas anatómicas relacionadas con el nervio mediano (cuello, escalenos, pectoral menor, bíceps braquial, pronador redondo, flexores de muñeca y fascia palmar) y también se realizaron ejercicios de movilización de los tendones del miembro superior», explica el investigador Fernández de las Peñas.

Los resultados, publicados en la revista Journal of Pain, mostraron que los mejores resultados en la mejora del dolor y la función a corto plazo (1 y 3 meses) sucedió en el grupo que recibió fisioterapia comparado con los que recibieron la cirugía. A los 6 y 12 meses, no existieron diferencias significativas entre ambos grupos, concluyendo que 3 sesiones de fisioterapia basadas en el modelo de neuro-modulación del dolor son igual de eficaces a largo plazo que la cirugía.