Aprender a leer modifica la capacidad perceptiva

Quienes leen tienen un sistema de visión más flexible./
Quienes leen tienen un sistema de visión más flexible.

La flexibilidad para dar sentido a una palabra mal escrita no se debe a una característica general del sistema visual del ser humano, sino a un proceso aprendido

SALUD REVISTA.ES / GUKsan sebastián

El proceso de alfabetización no solo afecta la capacidad visual y mental para descifrar el significado de un conjunto de signos, sino que influye en aspectos más elementales y generales de la cognición humana, como las capacidades perceptivas básicas relacionadas con el análisis visual de los objetos, según un estudio publicado en la prestigiosa revista especializada en neurociencias Psychological Science. En otras palabras, el modo en el que las personas analfabetas perciben el mundo y sus objetos es distinto al modo en el que lo hacen las personas que saben leer.

La investigación fue realizada por el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL), un centro internacional de investigación interdisciplinar con sede en San Sebastián (España) y consistía en hacer que dos grupos de personas (uno sabía escribir y el otro era analfabeta) indicasen si dos cadenas de letras o de símbolos eran iguales o diferentes. Algunas tenían letras cambiadas de orden.

El resultado fue que los analfabetos no mostraron absolutamente ningún efecto de confusión por transposición, mientras que los que sabían leer tenían dificultad para discriminar entre las secuencias XPTV y XTPV. La capacidad de lectura se debe al alto nivel de flexibilidad en la codificación del orden y de la identidad de las letras que todo lector experto tiene, lo que le permite leer de manera rápida sin centrar constantemente la atención en cada una de las letras que forman cada una de las palabras, explica el doctor Jon Andoni Duñabeitia, investigador del BCBL.

Una visión más flexible

Hasta ahora se creía que la causa de ver cholocate y leer chocolate se debía a una característica general del sistema visual del ser humano, conocida por la neurociencia como un sistema visual parcialmente ruidoso. Pero la conclusión del estudio es que el sistema visual es más flexible como consecuencia de la modificación de la percepción gracias al proceso de aprender a leer, lo que se ratificó con otro resultado: los analfabetos fueron absolutamente incapaces de diferenciar dos cadenas de cuatro letras con la primera letra y la última letras iguales, pero las dos del centro diferentes, (por ejemplo: XPTV y XQRV). Los analfabetos no podían acceder a las letras o símbolos individuales de las cadenas, y por tanto no podían decidir si eran o no diferentes de un modo eficiente. En cambio, las personas alfabetizadas realizaron esta tarea de manera casi perfecta.

Estos resultados demuestran que aprender a leer confiere al ser humano la capacidad de percibir las secuencias de objetos de una manera mucho más flexible pero aun así analítica y detallada, afirma el doctor Duñabeitia. Esta capacidad está ausente en las personas que no saben leer, las cuales parecen percibir los objetos en su forma global, sin ser capaces de identificar correctamente sus partes.