Hospital Vithas 9 De Octubre

Los cuentos escenificados logran amenizar las consultas de pediatría y trabajar la atención de los niños

Los cuentos escenificados logran amenizar las consultas de pediatría y trabajar la atención de los niños
Las sesiones de cuentacuentos se realizarán la tarde de los primeros lunes de cada mes Escuchar cuentos ayuda a los niños a desarrollar el pensamiento crítico-reflexivo
REMITIDO

Despertar la imaginación. Trabajar la capacidad de escucha. Fomentar el gusto por la lectura. Desarrollar el pensamiento crítico-reflexivo. Desarrollo de la atención y la memoria. Por supuesto hacer más corta la espera y disminuir el estrés del niño. Son solo algunas de las ventajas de los cuentos escenificados para los niños más pequeños.

A la vuelta del verano, el tiempo para ser atendido en el Servicio de Pediatría del Hospital Vithas 9 de Octubre será más llevadero la tarde de los primeros lunes de cada mes. Profesionales en contar de forma escenificada cuentos amenizarán a los más pequeños con historias que buscan la interacción de los niños. «Además del entretenimiento», asegura el corresponsable de este servicio, el Dr. Salvador Martínez Arenas, «la audición de cuentos desarrolla en los niños el pensamiento crítico-reflexivo, ya que, a partir de las historias y sus personajes, sean reales o fantásticos, se incorporan conductas sociales y situaciones que se analizan a medida que se va escuchando el cuento. A través de la audición despliegan su capacidad de predecir, dar hipótesis, sintetizar y razonar y construyen su propio significado del mundo que los rodea. Además se despliega el pensamiento metafórico, importante en el desarrollo de habilidades emocionales que permiten enfrentar problemas de la vida cotidiana a partir de experiencias simbólicas».

Para Pilar Gallent, enfermera y supervisora del área pediátrica del Hospital Vithas 9 de Octubre, «es una herramienta genial; además de entretener mucho a los niños, tiene los beneficios innegables de asistir e interactuar con unos miniespectáculos como son los cuentacuentos».

Diversión y estimulación

En los niños más pequeños, que todavía no saben leer ni escribir, asistir a sesiones de cuentacuentos fomenta el gusto por la lectura y por la literatura. Al escuchar historias se les abre a los niños el mundo de los cuentos, siendo una de las estrategias más eficaces para atraerlos a la lectura. Si leen un texto que antes han conocido por medio de la narración oral será más cercano y atractivo para ellos. Otra de las capacidades de los cuenta cuentos es su habilidad en desarrollar el placer y la recreación, ya que se les presenta una situación diferente imbuida de diversión en la que solo importa lo que se está contando en ese momento. De esta forma, «se trabaja también la atención, tan necesaria hoy que los niños están acostumbrados a resultados inmediatos reñidos muchas veces con prestar más de 20 segundos de atención», explica el Dr. Martínez Arenas.

El cuentacuentos prepara a los niños para la escritura, pues los estimula en las habilidades que se necesitan para escribir. «Es más fácil para ellos, antes de escribir, contar lo que quieren narrar, pues así clarifican sus ideas y las ordenan».