Hilos tensores, lo último en tratamientos faciales en constante renovación

Hilos tensores, lo último en tratamientos faciales en constante renovación

La Doctora Cristina Meliá de la Clínica Dual de Valencia, nos explica uno de los tratamientos faciales más eficaces del momento: el tratamiento de la flacidez facial mediante Hilos Tensores, una técnica cómoda y segura donde los avances son constantes

REMITIDOVALENCIA

Los Hilos Tensores tienen una larga historia en el mundo de los tratamientos estéticos. Tienen su origen en los hilos de sutura con puntos de tracción. Estos, adaptados al campo de la medicina estética, se utilizan para reafirmar los tejidos descolgados del rostro y lograr un cierto "efecto lífting" sin necesidad de cirugía facial.

Desde los años 80 hemos visto aparecer variantes del concepto, como los "hilos de oro", "brasileños", "Aptos", "hilos mágicos", etc., en una evolución constante: tanto en el tipo de agarre (en una dirección, en ambas, etc.), anclaje (en un extremo, en ambos, o sin anclar), materiales (permanentes, absorbibles o mixtos) y el método de inserción (de necesitar ser introducido mediante una aguja hueca a tener agujas desechables en sus extremos).

La Doctora Meliá nos habla sobre la variante más popular entre los pacientes de tratamientos estéticos: los hilos tensores reabsorbibles estimuladores de colágeno.

¿Qué son los hilos tensores y en qué consiste su uso?

Los hilos tensores son hilos de sutura especiales, caracterizados por ser reabsorbibles, biocompatibles y estériles, y cuya indicación es el tratamiento de la flaccidez del rostro, el cuello y otras regiones del cuerpo.

Al ser insertados, los hilos estimulan los fibroblastos, que producen colágeno a su alrededor, resultando en una elevación o tensión (efecto "Iifting") en la zona de piel donde los aplicamos. Así conseguimos tensar la piel y devolver a los tejidos la turgencia perdida con el paso de los años, rejuveneciéndolos.

¿Qué aplicaciones tienen?

Las más habituales entre los pacientes son definir el óvalo del rostro, alzar los pómulos y las cejas, suavizar los surcos nasogenianos o "arrugas de la risa" (desde los lados de la nariz hasta los de la boca) y las "líneas de marioneta". También los aplicamos en la zona del cuello para reafirmarlo y rejuvenecerlo.

¿Pueden los Hilos Tensores alterar la expresión de la paciente?

No, la expresión de la cara del paciente no cambia: este tratamiento proporciona unos resultados muy naturales.

¿Qué clase de hilos tensores usa la Clínica Dual?

La clase de hilos a utilizar siempre depende de la tipología y casuística de cada paciente. Según el caso podemos aplicar hilos tensores de duración permanente o de tipo reabsorbible; de materiales como la polidioxanona (PDO), el ácido poliláctico o el polipropileno; y de mayor o menor capacidad de anclaje o tensión según sean de monofilamento, espiculados, de suturas con conos, etc.

¿Es un tratamiento facial cómodo para el paciente?

Ciertamente lo es, ya que se puede efectuar en la misma consulta médica, con una duración aproximada de 30 a 45 minutos. Las molestias son mínimas y no requiere mantener un tiempo de recuperación. El paciente vuelve a su rutina cotidiana de inmediato, y sólo ha de observar unas recomendaciones médicas muy sencillas durante los primeros días..

¿Cuánto comienzan a notarse los efectos, y cuánto duran?

Se notan de inmediato, nada más colocados los hilos. A partir del primer mes los efectos ya son muy visibles, y van progresando hasta alcanzar el máximo resultado a los tres meses.

Una vez alcanzado este resultado óptimo, se mantiene de un año a año y medio aproximadamente. Hay que señalar que, aunque los hilos hayan sido absorbidos por el organismo, el colágeno generado a su alrededor prolonga los resultados en el tiempo.

Su duración concreta ya depende de las características del paciente: su edad, tipo de piel, hábitos de consumo de alcohol y tabaco, exposición al sol, etc.

Aparte de la cara, ¿pueden aplicarse los hilos tensores en otras áreas del cuerpo?

Por supuesto. Por citar algunas, podemos tratar la zona abdominal, la flacidez en los antebrazos, los glúteos caídos, etc. Además, pueden emplearse como tratamiento complementario a una cirugía estética para darle el toque final. También es aplicable en zonas del cuerpo donde otros tratamientos no son lo bastante efectivos y en los que no merece la recurrir a la cirugía estética.

Y, para finalizar: ¿es un tratamiento seguro?

Sí: los hilos tensores de polidioxanona estimuladores del colágeno, o "mágicos", son un tratamiento seguro, efectivo, natural y potente para obtener buenos resultados estéticos en el rostro o en el cuerpo.