El presidente de AECC Valencia aboga por prohibir «definitivamente» el tabaco

Tomás Trenor ha apostado por la implantación de más medidas como la cajetilla neutra

EUROPA PRESSvalencia

El presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer de Valencia (AECC), Tomás Trenor, se ha mostrado este martes a favor de "prohibir definitivamente" fumar y hasta entonces ha apostado por la implantación de más medidas como la cajetilla neutra.

Trenor ha participado junto al vicepresidente de AECC, Antonio Llombart, en un acto de la asociación para medir la edad de los pulmones de los fumadores con un espiromonitor y compararla con su edad cronológica y demostrarles así que los pulmones de los fumadores envejecen más rápido. Asimismo, se les ha informado del riesgo de padecer EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Al respecto, ha señalado que en la AECC son "realistas" en este terreno y que "hay que seguir luchando", pero se ha mostrado convencido de que "al final la humanidad seguirá este camino" porque "evidentemente la solución" para una sociedad libre de humo es prohibir el tabaco. Hasta entonces ha defendido la implantación de otras medidas antitabaco como la cajetilla neutra, un paquete sin marcas en el que figuren además señales negativas como el lema 'el tabaco mata' acompañada de fotografías que reflejen las consecuencias nocivas

En ese sentido, Llombart ha destacado "la efectividad" de esta medida ya que desde que se implantó este programa en Australia en 2012 se ha reducido un 30% el número de fumadores. Llombart ha destacado "la extraordinaria importancia" de dejar de fumar porque es "una de las primeras causas externas del origen del cáncer, de las enfermedades cardiovasculares y del infarto de miocardio, de la hipertensión arterial y con ellos de los ictus cerebrales", así como de otras patologías circulatorias periféricas que se asocia a otras lesiones. "El tabaco es un veneno sin lugar a dudas", ha recalcado.

Al respecto, ha recalcado que el tabaco no es sólo productor de cáncer sino también de otra serie de enfermedades degenerativas como el EPOC y condiciona mucho la vida porque obliga siempre a llevar oxígeno.

En niños, más peligroso

Además, ha alertado de los peligros de un entorno de fumadores en los niños ya que están en desarrolla sus células "están creciendo y renovándose y la acción tóxica del tabaco es todavía más peligrosa que en el adulto". De este modo, ha señalado que los niños en un entorno de contaminación ambiental tienen una mucho mayor incidencia de catarros crónicos, de gripe y de faringitis.

Del mismo modo, ha explicado que "las células reconocen la nicotina y con ello hacen memoria y esos niños tienen más facilidad después de ser fumadores que aquellos que no han tenido el hábito de sus familias al fumar". Además, ese riesgo aumenta porque los niños que ven a sus padres fumar piensan que se trata de un buen hábito.

Además, ha recalcado que la mujer embarazada debe dejar absolutamente de fumar porque el feto respira a través del oxígeno de la madre y "sufre" y "puede nacer con bajo peso".

Llombart ha explicado que el tabaco de liar es tan tóxico como el liado pero "como te lo tienes que liar fumas menos". Del mismo modo, ha aclarado que si el tabaco negro tienen menos toxicidad oncogénica tiene más toxicidad respiratoria porque tiene más contaminación de productos tóxicos no cancerígenos.

Por su parte, se ha demostrado que los cigarrillos electrónicos mantiene el hábito y "además también contienen fenoles en el líquido del fumador que son tóxicos oncógenos y vasculares". "En ningún momento está justificado como sustituto positivo para dejar de fumar", ha recalcado.

Dejar de fumar

Del mismo modo, ha recalcado que dejar de fumar es un problema de autosugestión además de tener ayudas mediante cursos de deshabituación tabáquica que son "muy efectivos", los que imparte la AECC tienen tasas de éxito superiores al 40%, junto al uso de drogas que consiguen disminuir la adicción.

Al respecto, ha señalado que no se puede pedir a la sanidad pública que cubra todas las necesidades para "no arruinarla" porque "los ciudadanos debemos poner una parte en ello". Para ello, ha opinado que resulta más efectivo convencer a la gente "de lo que es malo que de prohibir".