PP y Cs refutan al PSOE y defienden su feminismo

La secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Federal y vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. /Ep
La secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Federal y vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. / Ep

La oposición acusa de «sectarismo» a la vicepresidenta Carmen Calvo por asegurar que la lucha por la igualdad es socialista

R. C.

Cuando Carmen Calvo, secretaria de Igualdad del PSOE y vicepresidenta del Gobierno, refutó que el movimiento feminista sea un logro de «todas», y que fue gestado por la «genealogía del pensamiento progresista», hizo un listado de temas, como prostitución y explotación sexual, vientre de alquiler y aborto. Así, Calvo apuntó directamente al corazón de Ciudadanos, a su acuñado «feminismo liberal» y a su iniciativa parlamentaria por la gestación subrogada, aunque también mencionó a Vox, efectivo en incluir medidas contra la violencia machista en sus pactos.

Las réplicas y apoyos a sus palabras -que empezaron con un despectivo «no, bonita»- se han sucedido. Al día siguiente le respondió Cuca Gamarra, actual vicesecretaria de Política Social del PP y exalcaldesa de Logroño, para recalcar el «afán de lucha y perseverancia de mujeres libres de otras ideologías». Andrea Levy, delegada de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Madrid, también pidió no desvirtuar el movimiento con reivindicaciones «excluyentes y sectarias».

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, secundó al PP en su acusación de «sectarismo» al PSOE, y añadió que «desde el principio estamos en esta lucha y vamos a seguir estando ahí por mucho que unos pocos quieran apropiarse de determinadas ideas y expulsar al resto de la sociedad». De trasfondo escocía el rechazo a que se sumaran algunos de sus políticos a la manifestación LGTBI del Orgullo en Madrid.

A favor de Calvo se escuchó la voz de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que volvió a la carga. «Uno no puede de alguna forma vincularse a movimientos transformadores, como es el feminista, porque esté de moda sin creer realmente en la igualdad efectiva». Entre tanto, los representantes de Vox, a los que Calvó sí aludió directamente, prefirieron el silencio y no dieron réplica alguna.