Un piercing en la nariz deja parapléjica a una joven de 20 años

Un piercing en la nariz deja parapléjica a una joven de 20 años
lp

La chica tenía 500 mililitros de pus entre tres vértebras que presionaban su médula espinal

LAS PROVINCIAS

Un inofensivo piercing en la nariz se ha convertido en la peor pesadilla de Layane Dias. La joven de 20 años ha perdido la movilidad de su cuerpo a causa de una infección bacteriana, según ha publicado la BBC.

Todo empezó con algo que parecía un grano. Unos días después de ponerse el piercing, Layane notó una rojez en la nariz. «Pensaba que solo se trataba de un grano, pero me dio fiebre. Me lo traté yo misma, me puse unas pomadas y a la semana desapareció», explicó a este medio.

Tras esta dolencia, otro día se despertó con mucho dolor de espalda. «No le di importancia, creí que era algo muscular. Tomé un remedio, pero el dolor seguía ahí, intenso. Los dolores continuaron al día siguiente, todavía más fuertes. Mi madre me llevó a la farmacia, me inyectaron algo y el dolor desapareció. Fue un alivio», relata. Pero los dolores volvieron. Una vez en el médico, la sometieron a una revisión de rayos- X en la zona, pero el especialista no vio ninguna anomalía, a pesar de que la joven continuaba con dolores intensos.

24 horas después no podía caminar. Al día siguiente, tras despertarse de una siesta, ya no podía sentir las piernas. «El médico pidió exámenes de sangre y orina. Los resultados mostraron que tenía una infección de sangre», cuenta la joven. Una resonancia magnética mostró que tenía 500 mililitros de pus entre tres vértebras que presionaban su médula espinal.

El cirujano encargado de la operación, el doctor Oswaldo Ribeiro Marquez, cuenta que, aunque es raro, es posible que un piercing cause paraplejia. «Puede darse en casos en los que hay alguna complicación en el proceso», asegura Ribeiro. «La paciente se realizó un procedimiento cutáneo que generó una infección que dio entrada a la bacteria en el torrente sanguíneo. No se había quejado antes de un dolor en la espalda, así que lo más probable es que el problema lo haya causado la bacteria hallada en su sangre», explica el neurólogo. «Este procedimiento detuvo la progresión de la paraplejia, que podría haberse extendido más. El pus pudo haber una generado una infección que la podría haber matado. Al extraer el líquido, la médula se descomprimió y el cuadro de la paciente mejoró», explica el cirujano.

Layane tuvo que estar dos meses ingresada en el hospital antes de que le dieran el alta. Ella sabía que no era seguro que volviese a caminar de nuevo. Pero no se cerró e intentó continuar con su vida. «Quedé devastada», confiesa. «Conocí a otra gente joven en silla de ruedas y vi que también una puede ser feliz así. Hoy incluso juego al baloncesto y al handball», cuenta.

En enero la joven hizo su caso público publicando su experiencia con varias fotografías en Instagram. La historia se volvió viral rápidamente y empezó a ganar seguidores. Hasta 20 mil más en apenas unos días.