Así justificó el asesinato de su pareja: «Era una puta y debía morir»

La víctima había acudido a presentar una denuncia por malos tratos al cuartel de la Guardia Civil

ATLAS

Ionas Ciotau, de 60 años, se ha sentado este lunes ante el juez por el asesinato de su mujer, Lucía Patrascu, en Port de Pollença en mayo de 2016. La Fiscalía le acusa de mantener una fuerte discusión con ella y acuchillarla varias veces hasta la muerte.

Cuatro horas antes de ser asesinada Lucía había acudido al cuartel de la Guardia Civil para presentar denuncia por violencia de género, según la Fiscalía. La víctima aseguró que el hombre le había seguido y que tenía miedo de que le hiciese algo, pero allí no consideraron que hubiese indicios de delito y le pidieron que regresara a su domicilio.

La pareja había mantenido una relación durante 30 años y estaba en trámites de separación

Ionas apuñaló a su expareja varias veces en el pecho y en la espalda y le tapó la boca para que nadie oyese sus gritos. Estaban en el balcón de la vivienda, algunos vecinos presenciaron la escena. Después el acusado bajó a la calle y esperó a la Guardia Civil ensangrentado.

Los testigos pudieron escuchar cómo decía que le había matado «porque era una puta y todas las putas deben morir». La pareja había mantenido una relación durante 30 años y estaba en trámites de separación. Tenía dos hijos que ahora piden una pena de 27 años por asesinato y maltrato habitual. La Fiscalía lo deja en 22 y el abogado de la defensa pide la libre absolución, alegando que el hombre sufrió un trastorno mental tras consumir alcohol y drogas.